PATROCINADO

George Rodríguez EP. Los jefes militares quienes cumplen la orden de impedir el ingreso de ayuda humanitaria, a Venezuela, cometen un crimen de lesa humanidad, aseguró el senador oficialista estadounidense Marco Rubio.

Los oficiales involucrados en ello se autodescalifican en cuanto a ser beneficiados con la amnistía ofrecida por el autoproclamado presidente interino de Venezuela, el diputado opositor Juan Guaidó, a los militares quienes desconozcan la autoridad del presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijo Rubio, a la estadounidense Agencia Católica de Noticias (Catholic News Agency, CNA).

Ello incluye al ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, aseguró el legislador por el gobernante Partido Republicano, en las declaraciones que CNA difundió el viernes.

“Cuanto más continúe esto, más probable es que altos líderes militares, como Padrino, se autodescalifiquen de la capacidad para recibir una amnistía nacional e internacional, porque niegan alimentos y medicinas, y, por lo tanto, cometen un crimen de lesa humanidad, porque tratan de cumplir órdenes y atacan a manifestantes y civiles desarmados”, señaló.

En opinión de Rubio, los oficiales militares tendrán que desobedecer la orden de impedir el ingreso de la asistencia humanitaria.

“Se les está pidiendo que hagan algo que ilegítimo, se les está pidiendo que hagan algo que –si éste fuese un conflicto armado- sería un crimen de guerra”, aseguró.

Al señalar que, para estabilizar a Venezuela –país que sufre niveles sin precedente de inflación, la depreciación de su moneda, la salida de millones de migrantes-, es necesario que Maduro deje el poder, Rubio aseguró que el fin del régimen madurista ocurriría si la cúpula militar reconociera a Guaidó.

“Creo que Maduro va a, eventualmente, salir del poder? Absolutamente, sí. Creo que lo hará voluntariamente? No lo sé. Pero mucho de eso depende de la gente que está apoyándolo”, quien agregó que, si reconocieran al gobierno interino, “cuatro o cinco altos líderes militares, empezando por el ministro de Defensa” estarían marcando “el fin del régimen de Maduro”, planteó Rubio.

Entretanto, la base militar no apoya a Maduro, pero, por temor a represalias, no rompe con el presidente, advirtió.

De acuerdo con versiones periodísticas originadas en Colombia, aproximadamente 10 camiones cargados con ayuda humanitaria están, desde el jueves, en la oriental ciudad colombiana de Cúcuta, fronteriza con Venezuela, a la espera de que el gobierno de Maduro autorice el ingreso del convoy, a territorio venezolano.

La asistencia consiste principalmente en alimentos, medicinas, e insumos médicos, de acuerdo con esas versiones.

Entretanto, el bloqueo militar venezolano persiste en el puente binacional Tienditas, que interconecta a Cúcuta y la occidental y también fronteriza ciudad venezolana de Táchira, la vía para el eventual ingreso del convoy, a Venezuela.

Venezuela registra, hace años, una crisis socioeconómica, política, y de seguridad que ha generado el éxodo que, de acuerdo con diversos cálculos, han emprendido por lo menos tres millones de personas quienes, vía terrestre, se han desplazado a países sudamericanos tales como los limítrofes Brasil y Colombia, lo mismo que a otras naciones del área, tales como Ecuador Perú.

Además de la represión antiopositora por parte del régimen madurista, los migrantes denuncian, entre otros factores causantes del éxodo, la masiva escasez de alimentos básicos y medicinas, el marcadamente bajo poder adquisitivo de los salarios, y la generalizada falta de oportunidades.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here