PATROCINADO

Los invitados especiales, representantes de los 3 Poderes del Estado y público en general que asistió al pasado Traspaso de Poderes, disfrutaron de una fiesta nacional por todo lo grande y a la tica.

Aunque en algunos puntos la seguridad resultó excesiva y exhaustiva, en otros la gente pasó como Pedro por su casa.

Mientras que en un punto, hacían que los varones se quitaran hasta la faja o demás objetos metálicos y los bolsos fueran revisados minuciosamente y luego de haber sido escaneados con el detector, apenas estos entraban se topaban con vendedores de lotería, agua embotellada y sombreros, los cuales andaban menudo hasta para tirar para arriba.

La gente que llegó temprano se encontraba animada y uno que otro buscaba quién le pasara entradas, olvidando que las mismas habían sido repartidas desde hacía días y solamente se podían hacer valer con el documento de identidad personal de cada uno.

Varias pantallas gigantes permitían disfrutar de la actividad desde cualquier punto de la Plaza de la Democracia y aunque las entradas especificaban la zona a la que correspondía la misma, al final casi que cada quien se sentó en donde quiso.
El desorden ordenado de nuestra idiosincrasia se vio completamente reflejado en la actividad en donde ¡Dios libre! algún desquiciado hubiera tenido acceso para hacer de las suyas: lo habría logrado por completo. Sin embargo y como siempre, no fue el caso.

La actividad comenzó a calentar y relativamente puntual para los que están acostumbrados a la hora tica, con las imágenes de Carlos Alvarado y parte de su gabinete trasladándose desde el Paseo Colón hasta la Plaza en el autobús eléctrico proporcionado por Franklin Chang. Resultó sumamente agradable observar la escolta de ciclistas que le acompañaban y como los pocos transeúntes saludaban al flamante Presidente.

En el momento en el que comenzaron a desfilar las diferentes comitivas y muy diferente a lo que cualquiera habría pensado, ninguna resultó abucheada, tanto así que la comitiva del Partido Restauración Nacional encabezada por el diputado Carlos Avendaño fue recibida con aplausos y algunas personas comentaron: “hoy todos somos uno”.

Entre los más vitoreados: José María Villalta, Epsy Campbell, Ottón Solís, Rodolfo Méndez Mata, Rodolfo Piza, Carolina Hidalgo y la delegación de Cuba.

La juramentación del gabinete muy sentida, con los descansos del caso. El momento apoteósico fue durante la toma de la palabra del nuevo presidente quien encendió al público con un discurso que no resultó rimbombante sino más bien claro, preciso y sincero.

La declamación de dos poetas costarricenses así como la intervención de la orquesta y banda pusieron la cereza del pastel del toque artístico que tanto engalana cualquier actividad.

Costa Rica ha de ser uno de los pocos países en donde solo por la gracia de la Divina Providencia, a pesar de todas las carencias, falta de disciplina y orden, sigue andando por la Historia con paz social, democracia y tranquilidad hacia el futuro que por cierto, ya llegó.

Ya terminada la actividad, muchos permanecieron en el lugar tomándose fotografías con toda la naturalidad del mundo con los diferentes personajes que quisieron quedarse a compartir con los de a pie.

Completamente natural observar a un ministro, diputado o invitado especial posando para selfies con el público.

Por esa misma razón, no resultó extraño el hecho de que varios jóvenes de la orquesta subieran al podio presidencial a tomarse fotografías, unos cuantos turistas también vagaran a placer entre las butacas de los invitados especiales y una señora comenzara a llevarse las flores de los arreglos que adornaban la tarima.

La ceremonia en sí presagia buenos augurios para mantener el diálogo, responsabilidad y decisiones para acabar de una buena vez con toda la corrupción pasada que llevó hasta el hartazgo a la mayor parte de la población.

Se vislumbran tiempos de cambio, tenemos la esperanza puesta en la buena voluntad de las personas que nos llevarán a la Costa Rica del Bicentario.

¡Que así sea!

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here