El ex magistrado, quien es padrino de boda de la pareja presidencial, les acusó de no actuar con cordura para resolver la crisis socio política que enfrenta Nicaragua.
PATROCINADO

Elvis Martínez | EP. A través de una carta dirigida a la pareja presidencial Daniel Ortega y Rosario Murillo, Rafael Solís renunció a su cargo como Magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Nicaragua y denunció los crímenes de lesa humanidad cometidos por el régimen y citados en el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

RAFAEL SOLIS: Ya no existe derecho alguno que se respete, con las consecuencias inevitables de la instalación y la consolidación al menos de una dictadura con caracteres de monarquía absoluta de dos reyes que han hecho desaparecer todos los poderes del Estado, dejando al mismo Poder Judicial reducido a su más mínima expresión”

El hasta ahora considerado operador político del gobierno en la Corte Suprema de Justicia dio a conocer la misiva este 10 de enero, aunque está fechada al día 8 del mismo mes, en la que destaca que, desde que inició el conflicto sociopolítico en Nicaragua (18 de abril), estaba esperando una salida pacífica por medio del diálogo.

Acusó a la pareja presidencial de no actuar con cordura para resolver la crisis que sociopolítica y, por el contrario, de instalar una dictadura con caracteres de monarquía absoluta.

“En tres diferentes ocasiones a lo largo de estos nueve meses pensé en enviarles la misma (carta), pero siempre tuve la duda que a través del Diálogo Nacional de la naturaleza que fuera y aún con más actores y mediadores, el Gobierno presidido por ustedes pudiera corregir los graves errores cometidos a lo largo de este período. Sin Embargo, finalizó el año 2018 y nada de eso ocurrió; más bien todo lo contrario: el gobierno fue endureciendo sus posiciones hasta llevarnos a un aislamiento internacional casi total y no veo sinceramente la más mínima posibilidad que ahora en el 2019 se retome un verdadero y nuevo diálogo nacional que logre la paz, la justicia y la reconciliación en nuestro país”, expresa el funcionario quien también renuncia a su militancia en el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Denunció que el gobierno de Ortega decidió acabar con las protestas populares, los jóvenes y los tranques “a sangre y fuego en un uso desproporcionado de la fuerza, y armando de manera irresponsable con armas de guerra a una gran cantidad de jóvenes y algunos sandinistas ya retirados que también participaron con la Policía en la represión”.

Según el ex magistrado Solía, con esa acción el gobierno de Ortega rompió de plano con el sector privado, con el que mantuvo una alianza de consenso en los últimos años.

Señaló que en medio de la crisis se están enjuiciado a una gran cantidad de detenidos “con una serie de acusaciones absurdas sobre delitos que nunca cometieron, sustituyendo ustedes en sus decisiones a todo un Poder Judicial en su conjunto”.

El ex magistrado también advirtió sobre la posibilidad de que el conflicto arrastre al país a una guerra civil.

“Yo no deseo una guerra civil para Nicaragua pero me queda claro que ustedes van por ese camino y ante un Ejército que por alguna razón no ha desarmado a los grupos armados, también es lógico esperar que los grupos de oposición van a buscar como armarse y el país va a retroceder cuarenta años, y volver, si es que no estamos ya, a esos ciclos de violencia tan característicos a lo largo de nuestra historia”, manifestó Solís.

Criticó a la pareja presidencial de establecer una guerra contra los medios de comunicación.

“Hay periodistas muertos, presos y sobre todo una gran cantidad de periodistas en el exilio, y los poco que quedan en Nicaragua poco a poco van a ser reprimidos y tendrán que irse al exilio o terminarán en la cárcel”, denunció.

Enfatizó que la Organización de Estados Americanos (OEA) terminará expulsando a Nicaragua  y que “tarde o temprano” Luis Almagro terminará consiguiendo los 24 votos necesarios para eso.

“(…) los Estados Unidos van a continuar con su política de aplicar sanciones al país hasta ahogarlo económicamente y mientras tanto, la vía armada cobrará fuerza, ustedes se van a aferrar al poder y de ahí no van a salir, si no es por la fuerza, pero todo mundo está claro que es muy difícil llegar a las elecciones del 2021”, manifestó el exmagistrado.

La renuncia de Rafael Solís es de gran trascendencia, ya que era considerado una pieza importante del gobierno orteguista en la Corte Suprema de Justicia junto con la Jueza Alba Luz Ramos. Durante más de 43 años perteneció al FSLN y ocupó varios cargos políticos.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here