PATROCINADO

George Rodríguez EP. La movilización programada para este sábado, con el propósito de facilitar que, pese al bloqueo militar fronterizo, la ayuda humanitaria embodegada en Colombia, cruce la frontera hacia Venezuela, y sea distribuida, involucra a más de un millón de voluntarios, aseguró, este viernes, el autoproclamado presidente interno venezolano, diputado opositor Juan Guaidó.

Guaidó formuló el anuncio, en conferencia de prensa, en la oriental ciudad colombiana de Cúcuta, en el límite con Venezuela, luego de finalizado el concierto “Venezuela Aid Live” (“Venezuela Ayuda en Vivo”).

El concierto, con multitudinaria participación, se llevó a cabo en las fueras de Cúcuta, para apoyar el ingreso de toneladas de ayuda humanitaria –mayoritariamente estadounidense-, a territorio venezolano.

El régimen del cuestionado presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, mantiene militarmente bloqueado el tramo fronterizo frente a Cúcuta, en un esfuerzo por impedir que la ayuda de emergencia sea trasladada a territorio venezolano.

“La sociedad está absolutamente movilizada: más de un millón de voluntarios se registraron para la hazaña que se realizará mañana”, informó Guaidó.

El dirigente opositor dio las declaraciones, acompañado por los presidentes Iván Duque (Colombia), Mario Abdo (Paraguay), y Sebastián Piñera (Chile), además del secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), el ex canciller uruguayo Luis Almagro, quienes llegaron, este viernes, a Cúcuta.

Abdo y Piñera viajaron a la ciudad colombiana, acompañando la ayuda humanitaria que sus respectivos gobiernos decidieron enviar a Venezuela.

Los cinco dirigentes visitaron, luego del concierto, las instalaciones donde está almacenada la ayuda humanitaria estadounidense que los simpatizantes de Guaidó procurarán que ingrese a Venezuela.

En cuanto a su desplazamiento desde el país vecino hasta Cúcuta, Guaidó explicó que fue posible con apoyo de personal militar venezolano.

“Cómo llegamos aquí hoy a Colombia?”, preguntó el opositor, quien señaló que eso ocurrió “cuando prohibieron el espacio aéreo, cuando prohibieron todo tipo de zarpe marítimo, obstaculizaron las vías, dispararon a diputados que venían en caravana a la frontera”, y agregó, en alusión a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) de Venezuela, que “estamos aquí, precisamente, porque las fuerzas armadas también participaron en este proceso”.

Guaidó aludió así a la decisión del régimen madurista de, sucesivamente, cerrar las fronteras marítimas venezolanas con las islas caribeñas de Aruba, Bonaire, y Curazao, y la terrestre, de 2,137 kilómetros, con Brasil, además de haber dispuesto el cierre del espacio aéreo venezolano, y haber planteado la perspectiva de cerrar la totalidad del límite terrestre de 2,341 kilómetros con Colombia.

Todo ello, debido a que se trata de territorios en los cuales está almacenándose asistencia humanitaria destinada a Venezuela.

También hizo referencia su desplazamiento, el jueves, en caravana de autobuses, desde Caracas, la capital nacional, hasta la frontera con Colombia, recorrido de unos 900 kilómetros en el que participaron otros diputados opositores.

A la llegada de los dos derechista presidentes sudamericanos, y del jerarca de la OEA, se sumó la presencia, también este viernes, del representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, quien llegó acompañando, a bordo de un avión militar estadounidense, de una nueva carga de ayuda humanitaria.

Los funcionarios llegaron un día antes de que, según lo anunciado el 12 de febrero, por Guaidó, miles de voluntarios venezolanos procurarán facilitar, en la frontera binacional, el traslado de la ayuda –consistente en alimentos, medicinas, insumos médicos varios-.

La fecha marca el primer mes desde que Guaidó se autoproclamó, el 23 de enero, en el marco de una multitudinaria manifestación en Caracas, presidente interino del caribeño país sudamericano.

Entretanto, el régimen madurista mantiene el bloqueo del binacional puente Tienditas –aun no inaugurado-, que interconecta a Cúcuta y la occidental y también fronteriza ciudad venezolana de Ureña, en el estado de Táchira.

Maduro sostiene, para justificar su negativa a que la ayuda ingrese a territorio venezolano, por una parte, que Venezuela no la necesita, y, por la otra, que se trata del preludio de una invasión militar estadounidense.

La crisis socioeconómica, política, y de seguridad venezolana ha generado el éxodo que, de acuerdo con diversos cálculos, han emprendido por lo menos 3.5 millones de personas quienes, vía terrestre, se han desplazado a países sudamericanos tales como los limítrofes Brasil y Colombia, lo mismo que a otras naciones del área, tales como Ecuador y Perú.

Además de la represión antiopositora por parte del régimen madurista, los migrantes denuncian, entre otros factores causantes del éxodo, la masiva escasez de alimentos básicos y medicinas, el marcadamente bajo poder adquisitivo de los salarios, y la generalizada falta de oportunidades.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here