TU TIENDA WEBSu tienda en linea desde hoy
PATROCINADO

George Rodríguez EP. Venezuela debe iniciar un proceso de transición hacia el restablecimiento del orden constitucional, planteó, este jueves, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, quien rechazó la juramentación del presidente venezolano, Nicolás Maduro, para su segundo período presidencial consecutivo (2019-2025).

“Es hora de que Venezuela inicie un proceso transicional que pueda restaurar el orden constitucional y democrático mediante la realización de elecciones libres y justas que respeten la voluntad del pueblo venezolano”, advirtió Pompeo, en una declaración difundida por el Departamento de Estado.

Asimismo, se dirigió a los líderes venezolanos, planteándoles que deben trabajar, junto con el recientemente elegido presidente de la Asamblea Nacional –parlamento unicameral-, el diputado opositor Juan Guaidó, para lograr el restablecimiento pacífico de la democracia, expresó el funcionario.

“Es hora de que los líderes venezolanos opten. Exhortamos a aquellos quienes apoyan a este régimen, desde los empleados cotidianos quienes subsisten con subsidios alimentarios hasta las fuerzas de seguridad venezolanas juramentadas para apoyar la Constitución, a dejar de facilitar la represión y la corrupción y a trabajar con la Asamblea Nacional y su líder debidamente elegido, Juan Guaidó, de acuerdo con su constitución, por el regreso pacífico a la democracia”, recomendó.

En ese sentido, planteó, específicamente, el apoyo estadounidense al parlamento venezolano.

“Hoy, reiteramos nuestro apoyo a la Asamblea Nacional de Venezuela, el único poder de gobierno debidamente elegido por el pueblo venezolano”, dijo.

Asimismo, respecto a la juramentación presidencial de Maduro, Pompeo la calificó de usurpación del poder.

“Estados Unidos condena la ilegítima usurpación del poder, hoy, por Maduro, luego der las elecciones no libres e injustas que impuso al pueblo venezolano el 20 de mayo de 2018”, ante lo cual “Estados Unidos se mantiene firme en su apoyo al pueblo venezolano, y continuará usando todo el peso del poder económico y diplomático estadounidense para presionar por la restauración de la democracia venezolana”.

Pompeo expresó así la reacción del gobierno estadounidense presidido por Donald Trump, a la juramentación presidencial, en Caracas, la capital venezolana, de Maduro.

En el extenso mensaje inaugural, entre otros concepto que manejó, Maduro acusó a Estados Unidos y sus aliados de están en guerra contra el caribeño país sudamericano.

“Venezuela es el centro de una guerra mundial del imperialismo norteamericano y sus gobiernos satélites, y ha pretendido convertir una toma de posición, formal, protocolar, legal, constitucional, pacífica, en una guerra mundial contra nuestro país”, aseguró, en presencia de más de un centenar de jefes de Estado y de gobierno, y otros representantes oficiales de países a nivel mundial, entre otros invitados a la actividad.

La juramentación de Maduro se enmarcó en la severa crisis socioeconómica, política, y de seguridad, caracterizada por el éxodo que, de acuerdo con diversos cálculos, han emprendido por lo menos tres millones de personas quienes, vía terrestre, se han desplazado a países sudamericanos tales como Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, a causa de la severa crisis de Venezuela.

Además de la represión antiopositora por parte del régimen madurista, quienes abandonan el país denuncian, entre otros factores causantes del éxodo, la masiva escasez de alimentos básicos y medicinas, el bajísimo poder adquisitivo de los salarios, y la generalizada falta de oportunidades.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here