PATROCINADO

George Rodríguez EP. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó, este sábado, la represión lanzada, por el régimen del cuestionado presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, contra opositores quienes, en puentes binacionales sobre la frontera con Colombia, aguardaban la llegada de ayuda humanitaria.

La represión cobró la vida a por lo menos cinco personas e hirió a más de doscientas otras, de acuerdo con versiones periodísticas originadas en los lugares de los incidentes.

“La CIDH condena nuevos hechos de violencia ocurridos en #Venezuela. Hay información sobre personas fallecidas y heridos en Santa Elena de Uairén y represión contra manifestantes en los puentes internacionales de Francisco de Paula Santander y Simón Bolívar (1)”, indicó la entidad continental en el primero de dos mensajes que, sobre el tema, difundió en la red social Twitter.

La comisión exhortó, además, a las venezolanas Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y a la Policía Nacional Bolivariana (PNB), a abstenerse de llevar a cabo actos de represión.

“La CIDH urge a las fuerzas armadas y de seguridad de #Venezuela a abstenerse de hacer uso de la fuerza; respetar y garantizar la vida e integridad personal de las personas bajo su jurisdicción; y permitir la libre circulación. (2)”, expresó en el segundo tuit.

En términos coincidentes, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), el ex canciller uruguayo Luis Almagro, quien se encuentra en Colombia, calificó de asesina, la represión del régimen madurista.

“Todo acto de violencia en la frontera colombo-venezolana es un crimen más del régimen usurpador y su aparato de represión asesina ilegal que intenta impedir el ingreso de ayuda humanitaria #OEAconVzla”, escribió Almagro, también en Twitter.

La acción contra los civiles fue cobarde, aseguró el jerarca de la OEA.

“Condenamos al régimen usurpador de Maduro por reprimir de manera indecente y cobarde a los voluntarios. Impedir el ingreso de ayuda humanitaria constituye un crimen de lesa humanidad, imprescriptible y de jurisdicción universal #OEAconVzla”, precisó.

Los incidentes ocurrieron en el lado venezolanos de los puentes fronterizos binacionales de Francisco de Paula Santander y Simón bolívar, sobre el límite entre ambos países sudamericanos.

Como parte del esfuerzo del régimen madurista por impedir el ingreso, desde Colombia, a territorio de Venezuela, de ayuda humanitaria, principalmente estadounidense, destinada a paliar la dramática situación de la mayoría de los venezolanos a causa de la crisis socioeconómica que hace años afecta a ese caribeño país sudamericano.

Maduro sostiene, para justificar su negativa a que la ayuda ingrese a territorio venezolano, por una parte, que Venezuela no la necesita, y, por la otra, que se trata del preludio de una invasión militar estadounidense.

En tal contexto, el cuestionado gobernante ha ordenado el cierre de las fronteras marítimas venezolanas con las islas caribeñas de Aruba, Bonaire, y Curazao, y la terrestre, de 2,137 kilómetros con Brasil, además de haber dispuesto el cierre del espacio aéreo venezolano, y de los puentes binacionales ubicados en diversos puntos del límite terrestre de 2,341 kilómetros con Colombia.

Una de estas estructuras viales es el puente Tienditas –aun no inaugurado-, que interconecta a Cúcuta –donde está embodegada la mayor parte de la asistencia- y la occidental y también fronteriza ciudad venezolana de Ureña, en el estado de Táchira, la principal ruta prevista para el traslado de la ayuda de emergencia.

Ello, debido a que se trata de territorios en los cuales está almacenándose la asistencia humanitaria externa destinada a Venezuela.

La crisis socioeconómica, política, y de seguridad venezolana ha generado el éxodo que, de acuerdo con diversos cálculos, han emprendido por lo menos 3.5 millones de personas quienes, vía terrestre, se han desplazado a países sudamericanos tales como los limítrofes Brasil y Colombia, lo mismo que a otras naciones del área, tales como Ecuador y Perú.

Además de la represión antiopositora por parte del régimen madurista, los migrantes denuncian, entre otros factores causantes del éxodo, la masiva escasez de alimentos básicos y medicinas, el marcadamente bajo poder adquisitivo de los salarios, y la generalizada falta de oportunidades.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here