PATROCINADO

George Rodríguez EP. Una delegación del autoproclamado presidente interino de Venezuela, el diputado opositor Juan Guaidó –simultáneamente, presidente de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral)-, se reunió, este lunes, con autoridades del Vaticano y del gobierno de Italia, informaron fuentes locales y de la representación sudamericana.

“Una delegación venezolana ha sido recibida hoy en la Secretaría de Estado. Ha sido reiterada la cercanía del Santo Padre y de la Santa Sede al pueblo venezolano, principalmente a aquellos que sufren”, indicó, a periodistas, el director de la Oficina de Prensa del Vaticano, Alessandro Gisotti.

Durante el encuentro, representantes del Papa Francisco expresaron preocupación por la crisis venezolana, y plantearon la necesidad de que la solución a la dramática situación se logre por la vía pacífica, señaló el portavoz.

“Además ha sido subrayada la profunda preocupación que se encuentre urgentemente una solución justa y pacífica para poder superar la crisis, en el respeto de los derechos humanos y buscando el bien de todos los habitantes del País, evitando un derramamiento de sangre”, señaló Gisotti.

Lo planteado por los jerarcas del Vaticano se inscribe en la actitud neutral que Francisco mantiene respecto a la crisis venezolana.

El pontífice ha sido objeto de abordaje por las dos partes en pugna, ya que, al inicio de este mes, el cuestionado presidente venezolano, Nicolás Maduro, le dirigió una carta en la que, entre otros puntos, le solicitó ayuda para consolidar un proceso de diálogo en el caribeño país sudamericano.

Al revelar la existencia del texto, Maduro dijo, el 4 de febrero, en declaraciones a la estación italiana de televisión Sky TG24, que “he enviado una carta, al papa Francisco. Espero que esté llegando o que ya esté en Roma, en el Vaticano, diciendo que yo estoy al servicio de la causa de Cristo. Y con este espíritu le he pedido ayuda en un proceso de facilitación y de reforzamiento del diálogo”.

Un día después, en el avión de regreso al Vaticano, desde Emiratos Árabes Unidos (EAU) –donde cumplió una visita de tres días-, Francisco dijo, a periodistas, que aún no había leído la carta de Maduro, pero condicionó cualquier contribución de su parte a que los dos bandos la soliciten.

“Antes del viaje, sabía que la carta de Maduro venía con un sobre diplomático. Todavía no la he leído, y veremos qué podemos hacer. Pero, para dar el último paso -la mediación-, se requiere la voluntad de ambas partes, y ambas partes tendrán que solicitarla”, dijo.

El religioso reafirmó que la condición básica para una eventual participación suya radica en la aceptación de los dos actores centrales locales.

“Ahora, veré la carta, y veremos qué se puede hacer. Pero la condición inicial es que ambas partes lo quieran. La condición es que tienen que querer, antes de pedir una facilitación, observación o mediación”, subrayó.

Anteriormente, en su anual mensaje navideño, el papa expresó, el 25 de diciembre, la necesidad de concordia entre los venezolanos.

“Que este tiempo de bendición le permita a Venezuela encontrar de nuevo la concordia y que todos los miembros de la sociedad trabajen fraternalmente por el desarrollo del país, ayudando a los sectores más débiles de la población”, expresó, en el mensaje que dio a conocer en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano.

Casi dos semanas después, al reunirse con el cuerpo diplomático acreditado en el Vaticano, el papa expresó, el 7 de enero, que la solución a la crisis venezolana debe ser pacífica.

En ese sentido, deseó, “para la amada Venezuela, que se encuentren vías institucionales y pacíficas para solucionar la persistente crisis política, social y económica, vías que consientan asistir, sobre todo, a los que son probados por las tensiones de estos años y ofrecer a todo el pueblo venezolano un horizonte de esperanza y de paz”.

El papa reconoció, asimismo, la solidaridad de los diferentes países, principalmente sudamericanos, a los cuales millones de venezolanos están llegando en su huida de la situación imperante en su país de origen.

Al respecto, expresó particular agradecimiento a Colombia, nación que limita con Venezuela y que, “junto a otros países del continente, en los últimos meses ha recibido a un gran número de personas de Venezuela”.

El sacerdote subrayó, igualmente, la acción solidaria de diversas instituciones ante esa dramática crisis migratoria.

“No puedo dejar de agradecer los esfuerzos de muchos gobiernos e instituciones que, impulsados por un espíritu generoso de solidaridad y caridad cristiana, colaboran fraternalmente en favor de los migrantes”, señaló.

En alusión a las crisis que afectan a diversos países, a nivel mundial, también generando importantes flujos de personas en procura de refugio en otras naciones, Francisco aseguró que el Vaticano trata de aportar a la paz y la reconciliación.

“La Santa Sede no busca interferir en la vida de los Estados” sino que, al “ponerse al servicio del bien de todo ser humano”, intenta “trabajar por favorecer la edificación de sociedades pacíficas y reconciliadas”, planteó.

La delegación de Guaidó recibida este lunes en el Vaticano, también se reunió, en Roma, con el viceprimer ministro y ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, según informó, en la red social Twitter, el exiliado ex alcalde de Caracas –la capital venezolana-, Antonio Ledezma –quien integra el grupo visitante-.

“El encuentro se realizó en el palacio de gobierno en Roma (…) expusimos detalles de crisis humanitaria que afecta a familias de origen italiano: escasez de Comida, medicinas, auge delictivo”, tuiteó Ledezma, encima de una fotografía de la reunión.

A diferencia de otros países de la Unión Europea (UE), Italia no ha reconocido a Guaidó como presidente interino de Venezuela.

La delegación de Guaidó está integrada, además de Ledezma, por Rodrigo Diamanti, ien es el representante en Europa para la Ayuda Humanitaria, el también diputado opositor Gabriel Gallo, y Francisco Sucre, quien preside la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional.

Venezuela registra, hace años, una crisis socioeconómica, política, y de seguridad que ha generado el éxodo que, de acuerdo con diversos cálculos, han emprendido por lo menos tres millones de personas quienes, vía terrestre, se han desplazado a países sudamericanos tales como los limítrofes Brasil y Colombia, lo mismo que a otras naciones del área, tales como Ecuador Perú.

Un cargamento de ayuda humanitaria enviada por Estados Unidos, para paliar esa dramática situación, está almacenada en la oriental ciudad colombiana de Cúcuta, fronteriza con Venezuela, a la espera de que el régimen madurista levante el bloque y permita el ingreso de la asistencia –consistente, básicamente, en alimentos y medicinas-.

Además de la represión antiopositora por parte del régimen madurista, los migrantes denuncian, entre otros factores causantes del éxodo, la masiva escasez de alimentos básicos y medicinas, el marcadamente bajo poder adquisitivo de los salarios, y la generalizada falta de oportunidades.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here