CHAT POR WHATSAPPSu tienda en linea desde hoy
PATROCINADO

George Rodríguez EP. Un proyecto de resolución que prioriza el reinicio del interrumpido Diálogo Nacional y condena las violaciones a los derechos humanos en el marco de la violenta crisis sociopolítica que afecta a Nicaragua fue presentado este viernes, por Argentina, al Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

La iniciativa procura, asimismo, que gobierno y oposición participen activamente en el diálogo que, promovido por el gobierno y mediado y testimoniado por la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) procura una solución negociada al conflicto estallado hace casi tres meses en ese país centroamericano.

También condena las violaciones a las garantías fundamentales documentadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y plantea la necesidad de que se establezca, debidamente, responsabilidades en la comisión de esos delitos.

El proyecto plantea la decisión de la OEA de “apoyar decididamente la reanudación del Diálogo Nacional”, y de “reiterar su enérgica condena y su grave preocupación por todos los actos de violencia, y violaciones y abusos contra los derechos humanos, según lo documentado por la CIDH, y alentar a que se proceda a identificar debidamente a los responsables, a través de los procedimientos legales correspondientes”

El texto, a ser debatido y sometido a votación en una nueva sesión del Consejo Permanente, incluye la específica condena de la agresión de que fueron objeto, el 9 de julio, en la localidad de Diriamba, en el suroeste nicaragüense.

En ese sentido, plantea “condenar, asimismo, los ataques perpetrados, el 9 de julio, contra el clero, en Diriamba, y el hostigamiento a los obispos católicos que participan en el Diálogo Nacional, como un intento de intimidar a quienes procuran una solución pacífica y democrática en Nicaragua”.

El texto alude así a la agresión de que, por parte de “turbas” –grupos de civiles progubernamentales armados-, fueron blanco integrantes de la CEN y otros sacerdotes, cuando acudieron a Diriamba para proteger a un grupo de opositores refugiados y asediados dentro de la Basílica de San Sebastián.

El grupo de religiosos incluyó al presidente de la CEN y arzobispo de Managua –la capital nicaragüense-, cardenal Leopoldo Brenes, el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez –quien es particularmente crítico del gobierno-, y el nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar Stanislaw Sommertag.

El proyecto de resolución también plantea “instar, al gobierno de Nicaragua y a todas las partes, a que participen, activamente y de buena fe, en el Diálogo Nacional, como un mecanismo para generar soluciones, pacíficas y sostenibles, a la situación que se registra en Nicaragua, y el fortalecimiento de la democracia en este país”.

Al participar en la sesión, el secretario general de la OEA, el ex canciller uruguayo Luis Almagro, planteó la imposibilidad de que la situación de violencia persista en Nicaragua, y subrayó la necesidad den procurar la paz.

“No podemos convivir, en las Américas, con episodios tan drásticos y violentos como los que han llevado la vida de centenas de personas, del 18 de abril hasta hoy”, por lo que “es absolutamente inoperativo que el país deje esta senda de enfrentamiento”, e “insistir en el camino de la paz”.

Almagro aseguró, asimismo, que, ante lo que describió como la represión y la violencia estatales, de que Nicaragua es víctima, no cabe la indiferencia.

“Nicaragua es víctima de represión, de violencia”, y “no podemos (…) ser indiferentes ante la represión del Estado” contra las expresiones de oposición popular, aseguró.

Por su parte, el canciller de Nicaragua, Denis Moncada, criticó la realización de la sesión, solicitada por Estados Unidos, con apoyo de Argentina y otros países, para abordar la situación nicaragüense.

La reunión fue convocada “para tratar los asuntos internos de Nicaragua, país independiente, libre y soberano, como todos los países que integran la Organización de los Estados Americanos (…) que tiene la autonomía y la soberanía para analizar y resolver sus problemas, internamente”.

Moncada, un militar retirado y un ex embajador de Nicaragua en la OEA, subrayó que ese país no participó en la convocatoria a la sesión.

“Nicaragua no ha convocado a este Consejo Permanente. Por consiguiente, no nos parece procedente que se esté analizando la situación interna de Nicaragua, sin la aquiescencia, sin la aprobación, del gobierno de nuestro país, de la representación de nuestro país”, advirtió.

Al levantar la sesión, la presidenta del Consejo Permanente, embajadora de Costa Rica, Rita Hernández, indicó que el proyecto de resolución presentado por Argentina será abordado en fecha por definir.

La violenta crisis sociopolítica nicaragüense, que estalló el 18 de abril –a raíz de fracasadas reformas al sistema de pensiones del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS)-, ha cobrado más de 300 vidas, generado miles de heridos, detenidos, y desaparecidos, y causado fuerte daño económico.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here