TU TIENDA CON AMAZONSu tienda en linea desde hoy
PATROCINADO

Desde antes de que se diera el anuncio del nuevo gabinete y durante los primeros días de gobierno, una parte de la población y políticos de oposición tienen lo nervios crispados por el hecho de que entre estos funcionarios públicos, se encuentren personas de piel oscura, no creyentes o gays.

La nervia no se debe al buen o mal desempeño que puedan tener los designados, sino a las características arriba citadas, haciendo gala de fascismo, elitismo y odio gratuito.

Si se toma en cuenta la zona geográfica en la que se encuentra Costa Rica y que el grueso de la población costarricense somos igual de guapos que los modelos de figuras prehispánicas, el hecho de que algunos ataquen la imagen, no creencia o preferencia sexual a la que todos tenemos derechos, demuestra una vez más cuántos males evitamos al no permitirles que desvirtuaran la justa lucha por continuar siendo garantes de los Derechos Humanos.

La democracia más estable de América Latina, debe permanecer vigilante para evitar que ‘razas’ superiores a la mestiza de la cual procedemos, intenten gobernarnos basados en el odio, intolerancia y fanatismo.

Costa Rica al igual que el resto de países americanos, fue colonizado por parte de lo peor de la sociedad española de la época entre los que se encontraban evangelizadores, aventureros y todo tipo de delincuentes desaforados por imponer sus creencias, bajos instintos y supremacía. De tal manera que, la mayoría de la población nativa fue sucumbiendo a los nuevos aportes y embates de los conquistadores, a saber: enfermedades desconocidas hasta ese entonces, genocidio para imponer la religión, avaricia y esclavismo.

Son precisamente los resabios de esas conductas, los que aparecen en los momentos más inoportunos e indeseables.

Tenemos entonces que, aunque los latinos somos considerados por los países de gente de piel clara como indios, inferiores y subdesarrollados, algunos tienden a rendirles pleitesía ipso facto por el único hecho de ser los modelos de humanos de piel clara y perfectos que injertaron en sus limitadas mentes, caso que no sucede cuando de impartir derechos y equidad se trata.

Las redes sociales se convierten en el espejo público y desahogo de los que otrora se comportaban como los matones del pueblo en donde por lo general, tienden a atacar en manada y amparados en el anonimato. Ni qué decir cuando las florituras provienen de otros funcionarios que tienen más cola que el vestido de novia de Lady Di.

¿Cómo pretende avanzar una sociedad que desprecia a cualquier tipo de ser humano por ser diferente? Habría que analizar el concepto de diferente.

Costa Rica fue colonizado y habitado por mezclas heterogéneas de personas en donde abundaban africanos, asiáticos y europeos.

Las sinrazones de las que están haciendo gala los supremacistas para atacar a funcionarios por motivos ajenos a su gestión pública por el simple gusto de hacerlo sin ofrecer tan siquiera el beneficio de la duda, demuestra cuánto camino nos queda por andar en materia de Derechos Humanos, concientización y erradicación de los diferentes tipos de violencia instaurados en la sociedad.

Nos encontramos en un momento clave para atacar el fanatismo y regresar al sentido común que la mayor parte de nuestros antepasados demostraron combatir sin temor ni pruritos.

En estos tiempos en que por ejemplo, los vivazos toman como hazmerreír a la población del vecino país del norte o a cualquiera que se salga de sus estereotipos para hacer derroche de ignorancia y xenofobia; debemos retomar el camino de nuestros próceres quienes de manera sabia les llamaron hermanos y en vez de luchar contra ellos, les defendieron de los invasores que pretendían avasallar sus derechos fundamentales.

Quienes se tornen indiferentes en tiempos de injusticia se vuelven parte del problema y nunca de la solución.

Costa Rica va bien encaminada, seamos parte del cambio que queremos ver en el mundo para hacer de nuestro paso por él, la mejor de las experiencias y dejar a nuestros hijos un país mejor.

 

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here