Jueza italiana: capitana humanitaria no violó ley al llegar a Lampedusa con migrantes rescatados

0
1005

George Rodríguez EP. Una jueza italiana levantó el arresto domiciliario en que se hallaba la capitana alemana de la nave de una organización humanitaria, luego de que fue detenida por haber llevado a puerto, en el sur de Italia, a decenas de migrantes a quienes rescato en el Mar Mediterráneo, informaron medios de comunicación locales e internacionales.

Carola Rackete, la capitana del barco Sea-Watch 3 –de la organización alemana humanitaria Sea-Watch (Vigilancia Marina)-, no violó la ley italiana cuando condujo a la nave, a través de un bloqueo naval italiano, para llegar, con 41 migrantes africanos a bordo, a puerto en la isla de Lampedusa, en el Mar Mediterráneo, frente al extremo sur del territorio contnentalñ de Italia, de acuerdo con el fallo que la jueza Alessandra Vella emitió el martes.

La capitana cumplió su misión de proteger la vida humana, cuando ignoró la prohibición italiana vigente en cuanto de llevar, a territorio de esa nación europea, a migrantes rescatados en el mar mientras procuran llegar al país, aseguró Vella.

El fallo fue bien recibido por Sea-Watch, organización que declaró que “nos sentimos aliviados al ver libre a nuestra capitana”, y agregó que “no existía ninguna base sobre la cual mantenerla arrestada, ya que su única ‘mala acción’ fue la de hacer cumplir los derechos humanos en el Mediterráneo”.

Por su parte, Philipp Hahn, jefe de la misión del Sea-Watch 3, criticó la conducta de las autoridades italianas.

“Es indignante que Italia nos amenace con multas de hasta 50 mil euros (unos 55 mil dólares), y la incautación de nuestro barco, por salvar vidas humanas, en clara violación de la legislación internacional y los derechos humanos”, señaló Hahn.

Simultáneamente, la decisión de Vella generó una fuerte reacción del ultraderechista ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, uno de los principales autores de las políticas antimigratorias del país europeo.

“Estoy indignado, estoy repugnado, pero no me rendiré”, afirmó Salvini, para amenazar con que “restauraremos el honor, el orgullo, el bienestar, la esperanza, y la dignidad de Italia, cueste lo que cueste”.

El caso del Sea-Watch 3 fue una lección para quienes tratan de traer migrantes a los puertos italianos, afirmó, además.

Rackete se hallaba, desde el 27 de junio, en arresto domiciliario, tras su detención en Lampedusa, a raíz de su llegada a puerto, al mando del barco Sea-Watch 3, con 41 migrantes africanos rescatados, 16 días antes, en el Mar Mediterráneo.

Los migrantes se hallaban a la deriva, a raíz de que la pequeña embarcación en la que salieron de Libia, presentó un desperfecto a escasa distancia de la noroccidental localidad costera libia de Zawiya, cuando fueron rescatados por la tripulación de Sea-Watch 3.

A su llegada a Lampedusa, Rackete formuló fuertes críticas a las autoridades navales italianas que, durante 16 días, impidieron el avance de la embarcación humanitaria hacia puerto.

“No estamos aliviados, estamos enojados”, dijo la capitana, quien agregó que “este desembarco debió realizarse hace más de dos semanas, y debió coordinarse, no obstruido, por las autoridades (italianas)”.

Rackete cuestionó, igualmente, la actitud pasiva de otras instituciones europeas.

“Los gobiernos europeos, en sus oficinas con aire acondicionado, han jugado con las vidas de estas personas, durante más de 16 días”, denunció, para agregar que “ni una institución europea estuvo dispuesta a asumir la responsabilidad, hasta que me vi obligada a hacerlo”.

Lampedusa es uno de los puntos de acceso, de migrantes irregulares africanos, a territorio italiano.

Una base de comunicación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) fue bombardeada en abril de 1986 por el régimen militar (1969-2011) del coronel libio Muammar Gaddafi, en el marco de una rebelión contra el gobernante, quien falleció tras su captura, herido, en octubre de 2011, en el marco de una insurrección antigubernamental que lo derribó.

El ataque libio a Lampedusa respondió a un bombardeo, por fuerzas de la OTAN, a la nororiental ciudad costera libia de Bengasi, y a Trípoli –la capital nacional-.

De acuerdo con el perfil institucional que presenta en su sitio en Internet, Sea-Watch es una organización sin fines de lucro, dedicada a llevar a cabio operaciones civiles de búsqueda y rescate de migrantes irregulares en el sector central del Mar Mediterráneo.

La organización fue creada en 2014, y, desde el año siguiente, ha rescatado a miles de personas, principalmente de países africanos,  quienes sufren dificultades durante la riesgosa travesía, por el Mar Mediterráneo, hacia Italia, huyendo de conflictos armados internos, violaciones a los derechos humanos, y falta de oportunidades en sus lugares de origen.

SEA PARTE

Apostamos por un periodismo independiente, donde Usted como socio y socia contribuye a producir información de calidad.

Con su aporte estará apoyando un periodismo libre y transparente, que profundiza en los hechos que tienen un impacto real en las personas.

Commentarios

commentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí