José Miguel Corrales:“Si hay paga no hay gloria…”

0
974
José Miguel Corrales, candidato a la Presidencia por el Partido Patria Nueva.
José Miguel Corrales, candidato a la Presidencia por el Partido Patria Nueva.
José Miguel Corrales, candidato a la Presidencia por el Partido Patria Nueva.

José Miguel Corrales*.

 Me han pedido que me refiera a una reciente petición a las autoridades del TSE para que los que aspiramos a la Presidencia de la República se nos reconozca, durante el desarrollo de esta próxima campaña, un pago con dineros del erario público. Desafortunada petición, a mi juicio, particularmente en nuestra actual realidad política:

Un Presidente, un Ministro, un Magistrado, un Diputado o cualquier otro funcionario público, es un empleado del pueblo al cual se le reconoce salario, sueldo, u honorarios. Fueron escogidos, unos por voluntad directa de los electores y otros luego de valoraciones de experiencia y capacidades para cumplir las funciones públicas asignadas.

. ¿Pero cómo se ve que un ciudadano exija que se le pague un salario con dineros públicos, para luchar por llegar a la Presidencia de la República? ¿No tendrían acaso el mismo derecho de exigirlo las demás personas que aspiran a cargos de representación popular, para ser diputados, alcaldes, regidores…? Pero si aún nos extendemos más, ¿qué pasa con los miles de ciudadanos que lo entregan todo, tiempo, esfuerzos y recursos, por luchar también por objetivos de interés público? Los miles de hombres y mujeres que de gratis trabajan en las Juntas de Educación, los Patronatos Escolares, las Asociaciones de Desarrollo, las Juntas de Protección Social, por citar algunos ejemplos, ¿tendrían también el derecho de exigir pagos para cumplir con lo que en definitiva es una honrosa responsabilidad ciudadana?

Por esos caminos no se fortalece ni se consolida nuestra democracia, ni se preservan los principios y valores que guiaron la conducta de muchos costarricenses que ejercieron cargos de gobierno para dejarnos maravillosos ejemplos de austeridad y de grandes desprendimientos personales, y por los cuales otros, sin pedir nada a cambio, ofrendaron y perdieron sus vidas.

Prefiero pensar que lo ocurrido con quien hizo esa petición, fue solo una lamentable confusión o un extravío. O tal vez un acto de ingenuidad que condujo a un absurdo, y no algo relacionado con intentos de cerrar un acuerdo contractual para cuidar los intereses de una facción que hoy controla el poder político. No precisamente para servir en él sino para servirse de él. Que ve en la política un laboratorio de alquimia financiera para hacer rápidos negocios. “Si hay paga no hay gloria…”.

*Candidato a la presidencia de la República por el partido Patria Nueva

Commentarios

commentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí