El presidente surcoreano Moon Jae-in y el líder norcoreano Kim Jong Un se reúnen en la aldea de tregua de Panmunjom dentro de la zona desmilitarizada que separa las dos Coreas. FOTO: ElPeriodococr.com
TU TIENDA WEBSu tienda en linea desde hoy
PATROCINADO

Udhei Leitón | EP.  El dictador norcoreano Kim Jong-un cruzó la frontera de Corea del Sur para ser recibido por el mandatario Moon Jae-in y dar inicio a una reunión centrada en el arsenal nuclear de Pyongyang y la posible firma de la paz que daría fin a la guerra iniciada hace 65 años.

El dirigente norcoreano Kim Jong-un y el presidente surcoreano Moon Jae-in hablaron este viernes de desnuclearización y de la paz permanente según Seúl, en una cumbre histórica tras un apretón de manos simbólico en la línea de demarcación militar que divide la península.

Kim dijo haberse sentido embargado por la emoción al cruzar la línea de cemento y convertirse en el primer dirigente norcoreano en pisar territorio surcoreano desde la guerra de Corea (1950-53).

Por invitación del líder norcoreano, los dos caminaron de la mano del lado norcoreano de la frontera antes de recorrer a pie la distancia hasta la Casa de la Paz, en Panmunjom, donde se firmó el armisticio.

“Los dos dirigentes mantuvieron un diálogo sincero y franco sobre la desnuclearización y el establecimiento de una paz permanente en la península coreana y el desarrollo de las relaciones intercoreanas”, anunció el portavoz de la presidencia surcoreana, Yoon Young-chan.

Moon espera concluir un acuerdo audaz para obsequiar un gran regalo al pueblo coreano en su conjunto y a la gente que quiera la paz.

Kim estaba acompañado por su hermana y cercana consejera, Kim Yo-Jong, y por el responsable de las relaciones intercoreanas, mientras que Moon llegó con el director de Inteligencia surcoreana y su jefe de gabinete.

Este encuentro ilustra la espectacular distensión en la península desde que Kim sorprendió al mundo anunciando el 1 de enero que su país participaría en los Juegos Olímpicos de invierno en el Sur.

Al inicio de la reunión en la que Moon y Kim se sentaron con dos acompañantes cada uno, el dictador norcoreano dijo que quiere iniciar un nuevo capítulo en las relaciones con el Sur, y afirmó que no volverá a suceder que se incumplan acuerdos alcanzados anteriormente entre los dos países, como el de 1992 sobre desnuclearización de la península.

El dictador norcoreano destacó además su voluntad de lograr la paz y la prosperidad en la península a través de una mejora de las relaciones intercoreanas, y para ello apostó por no tener que volver a la situación anterior de confrontación.

Por su parte, el jefe del Ejecutivo surcoreano dijo que ambos tienen una responsabilidad muy grande” y destacó la gran expectación por parte de todo el mundo.

La Casa Blanca dijo que espera que la cumbre logre avances hacia un futuro de paz y prosperidad para toda la península coreana. El presidente Trump exigió que el Norte renuncie a sus armas nucleares. Washington reclama que la desnuclearización sea total, verificable e irreversible.

Pero el director del gabinete presidencial surcoreano Im Jong seok advirtió el jueves que nada está ganado de antemano. Pyongyang pide garantías, que no han sido especificadas, a cambio de deshacerse de su arsenal.

Después de la sesión de la mañana que duró una hora y 40 minutos, Kim y su delegación cruzaron la frontera para almorzar. Antes del ciclo de la tarde, Kim y Moon plantearon un pino en la línea de demarcación.

Los dos han abonado y regado un pino (considerado una suerte de árbol nacional en los dos países) y han desvelado una placa conmemorativa en la que se han grabado las firmas de los dos mandatarios y en la que se lee: Estamos plantando paz y prosperidad.

“Espero que, como este árbol, nuestra relación se mantenga siempre verde, incluso en invierno”, dijo el líder norcoreano tras concluir la ceremonia.

Este árbol representará la paz y la prosperidad en la Línea de Demarcación Militar, que es el símbolo de la confrontación y de la división desde hace 65 años, dijo Seúl.

Tras las reuniones los dos líderes firmarán un acuerdo y realizarán un anuncio, cuyo formato dependerá enteramente del contenido de dicho texto, según explicó en la víspera la oficina presidencial surcoreana.

Según Corea del Sur, las esposas de los dos dirigentes participarán en el banquete organizado al final de la cumbre.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here