TU TIENDA WEBSu tienda en linea desde hoy
PATROCINADO

George Rodríguez EP. Dirigentes derechistas sudamericanos, incluidos un presidente, un canciller y un ex candidato presidencial expresaron, en declaraciones publicadas por medios de comunicación de diferentes países, decidido apoyo al ultraderechista candidato presidencial brasileño Jair Bolsonaro.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, aseguró que, si bien no cuenta con abundante información sobre Bolsonaro, considera que la política económica que ha anunciado es correcta.

“Sabemos poco de él”, pero “en materia económica, va en el camino correcto”, aseguró Piñera, en Madrid, donde participa en un foro económico, organizado por el diario español El País, sobre “Desafíos en Chile”.

Piñera, quien desde el 11 de marzo cumple su segundo mandato presidencial (2010-2014, 2018-2022), aludió así al plan económico de gobierno ofrecido por Bolsonaro, iniciativa que incluye la reducción de la deuda pública en un 20 por ciento –por la vía de privatizaciones y concesiones al sector privado-, además de crear un sistema jubilatorio paralelo al actual, basado sobre capitalización, entre otras medidas.

Entretanto, en Buenos Aires, el canciller argentino, Jorge Faurie, aludió al candidato brasileño como “una nueva figura que emerge dentro de la vida política brasileña”, y aseguró que la ubicación de Bolsonaro como el primero de los dos candidatos más votados en los comicios del domingo en Brasil quienes pasan a segunda vuelta obedeció a que los votantes adoptaron “un posicionamiento que mira hacia el futuro y no hacia el pasado”.

Faurie aludió así los dos gobiernos consecutivamente encabezados por el socialista Partido dos Trabalhadores (Partido de los Trabajadores, PT) –respectivamente, de los presidentes Luiz Inácio “Lula” da Silva (2003-2007, 2007-2011) y Dilma Rousseff (2011-2015, 2015-2016)-.

Da Silva cumple condena de prisión tras un proceso judicial por corrupción, mientras Rousseff vio interrumpido su segundo mandato cuando fue destituida bajo cargos de haber manipulado datos financieros públicos.

La mandataria fue reemplazada por su ex vicepresidente, Michel Temer, actualmente en ejercicio de la presidencia.

Faurie señaló la necesidad de “consolidar la institucionalidad brasileña” en beneficio no solamente de Brasil sino de la región.

También en Buenos Aires, el derechista diputado oficialista Alfredo Olmedo, elogió a Bolsonaro y subrayó coincidencias ideológicas y personales con el aspirante presidencial brasileño.

Lo que plantea Bolsonaro “es lo que vengo pidiendo para la Argentina: orden, respeto, y género: hombre y mujer”, aseguró Olmedo, quien agregó que “me siento y soy evangélico, igual que él”, y advirtió que “el miedo a Dios tiene que volver a la Argentina”.

Entretanto, en Santiago, la capital de Chile, el ex candidato presidencial por el derechista Partido Acción Republicana, José Antonio Kast, se apresta a visitar Brasil para acompañar a Bolsonaro en la campaña proselitista del aspirante con miras a la segunda vuelta, al final de octubre, según informó el diario local La Tercera.

Autoridades de esa agrupación se en cuentan en la oriental ciudad brasileña de Río de Janeiro, analizando detalles de la eventual visita de Kast, según la misma fuente.

Admirador del ex militar, el dirigente chileno se solidarizó con Bolsonaro cuando el candidato fue apuñalado durante una actividad proselitista, a mediados de setiembre.

“No tengo dudas de que tu mensaje seguirá llegando a millones de brasileños y que ganarás la elección presidencial, recuperando la libertad, el orden, la probidad y la seguridad para los brasileños”, expresó Kast, en una carta que fue agradecida públicamente por Eduardo Bolsonaro, uno de los hijos del candidato.

Las declaraciones fueron difundidas dos días después de conocidos los resultados de la votación presidencial, realizada en el marco de las elecciones generales llevadas a cabo el domingo en Brasil.

De acuerdo con los datos de la votación difundidos por el Tribunal Superior Eleitoral (Tribunal Superior Electoral, TSE), Bolsonaro reunió 46 por ciento de los votos, mientras que el socialista Fernando Haddad, su principal adversario, obtuvo un lejano 29.3 por ciento –para una diferencia de 17.1 puntos-.

En virtud de que ninguno de los 13 candidatos logró el requerido 50 por ciento más un sufragio, para ganar la elección presidencial este domingo, los dos contendores más votados –Bolsonaro y Haddad- pasan a la segunda vuelta, programada para el 28 de octubre.

La realización de votación en segunda instancia se enmarca, al igual que el resto del presente proceso comicial, en la fuerte polarización entre el ultraderechista Bolsonaro –un militar retirado con grado de capitán-, y el socialista Haddad –un ex ministro de Educación y ex alcalde de la sureña ciudad de Sao Paulo-.

Haddad, quien era compañero de fórmula del ex presidente brasileño (2003-2007, 2007-2011) Luiz Inácio “Lula” da Silva, se convirtió, el 11 de setiembre, en el candidato presidencial por el PT, cuando el ex mandatario –en ese momento el favorito para ganar la votación- renunció a la postulación, por hallarse en prisión.

El máximo dirigente del PT fue condenado este año a pena de doce años de cárcel, acusado por corrupción, cargo refutado por el ex mandatario y el partido como una acción de persecución política.

Los algo más de 147.3 millones de votantes fueron llamados a elegir, este domingo, además de un presidente y un vicepresidente, a 27 gobernadores –en los 26 estados y el Distrito Federal-, 54 de los 81 senadores, los 513 diputados, y 1059 diputados en los estados.

Los electores deben regresar, en veintiún días, a los centros de sufragio, para determinar quién será su próximo presidente.

El ganador de esa votación reemplazará al actual mandatario, el derechista Michel Temer.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here