TU TIENDA WEBSu tienda en linea desde hoy
PATROCINADO

Me acusan de antiyanquismo, de no poder ocultar mi odio hacía USA. Alguien llegó a decir que seguramente tuve algún desamor en Atlanta y fui rechazado y eso me haya marcado. Mi Tata que era un hombre sencillo, no atinaba a explicarse porqué, decía él, “tuvo la desgracia de mandar a su único hijo varón, a estudiar a EE.UU. y le volviera comunista”. Justamente a él, que rendía admiración a John Wayne y a Esther Williams

No hay misterio alguno. Ni odio, ni decepción amorosa, ni comunismo. Cualquiera que tenga la experiencia de vivir unos años en USA y que tenga un poco de sentido crítico, y un mínimo de sensibilidad, se podrá dar cuenta, sin hurgar mucho, que la sociedad usamericana está llena de cosas negativas que impactan.

Es una sociedad violenta, a la violencia se rinde culto. De una religiosidad estrecha y llena de hipocresías. Excluyente y racista, todo aquel que no sea descendiente de europeos, preferiblemente anglos, es visto como digno de desconfianza e inferior. Profundamente machista, de los 7,000 estudiantes que éramos en Georgia Tech, solo 15 eran mujeres, esto ya en los sesentas, vale la pena agregar que ni uno solo era negro, y estamos en un Estado donde la mitad de la población es negra. No hay familias más desarticuladas y en crisis permanente que las usamericanas, y eso que “la familia es la base de la sociedad”. De una desinformación escandalosa, siendo el problema principal, no que no sepan, que por aquí no andamos muy lejos, sino que no quieren saber. Todo aquello que se piense , que se diga, que se haga, fuera de las fronteras de “América”, no interesa.

A todo esto que podría entenderse como características compartidas con otros países, hay que agregar la más grave y principal, la que me hizo “comunista”. Los gobernantes de USA desde el momento mismo en que lograron la independencia del imperio británico, se dieron a la tarea, “de la mano y por la voluntad de Dios”, de expandir sus dominios, en todas direcciones y querer ser amos y señores del mundo, que por ese encargo divino estaban llamados a tutelar y a explotar.

Para un muchacho alajuelense que cantaba con fervor los Onces de Abril al pie de la estatua de Juan, y que sentía esa llama de libertad firmemente arraigada en el pecho, que entendía, sin que fuera cuento, que todos los humanos, del color que seamos, nacimos libres y somos hermanos, esas pretenciones ostencibles y verificables, producían un justa desazón.

Esto algunos no lo pueden entender porque por alguna razón añoran el sometimiento y el yugo, y se sienten inferiores. No siendo ese mi caso, las políticas de dominación que emanan de Washington las rechazo. De Washington y de donde sea, vengan de donde vengan.

Pensar y sentir así, y actuar en consecuencia, para los más simplistas no puede ser sino “comunismo”. Poco que hacer, así los han educado y así les han hecho creer.

Evidentemente simplifica las cosas, no obliga a informarse ni a pensar.

Ahora bien, USA también es una sociedad muy dinámica, de una gran creatividad, que ha dado acogida y ha sabido comprar y estimular las inteligencias, lo que le pone a la cabeza de innovaciones e invenciones que enriquecen el conocimiento. Su capitalismo, que es feroz, ha contado con los recursos, producidos al interior o traídos de fuera, para la investigación científica y muchas iniciativas extraordinarias. Esto es notable e innegable. La admiración, sin embargo pierde fuerza, cuando sabemos que tanto avance y tanta creatividad están orientados a acumular tesoros en pocas manos, a enriquecer corporaciones, a facilitar dominios e intervenciones, a mejorar el control.

Todo este cuento lo cuento para explicar el por qué soy un férreo opositor a las políticas que signifiquen dominación de unos sobre otros. Que en nuestro caso han tenido y siguen teniendo origen en Washington.

Ni desamores, ni odios, ninguna patología, solamente DIGNIDAD.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here