23.5 C
San José
miércoles, febrero 1, 2023

De la homofobia y otros demonios: cuando el agresor se cree la víctima

MÁS LEÍDO

Pedro Ramírez
Pedro Ramírezhttp://www.elperiodicocr.com
Pedro Ramírez es periodista y especialista de comunicación y mercadeo, Coach certificado por Career Direct, cuenta con más de 25 años de experiencia profesional, en organizaciones globales donde ha apoyado a personas, empresas transnacionales y PYMES a lograr sus objetivos empresariales. En la actualidad, comparte principios de educación financiera, crecimiento personal, y el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas con el fin de ayudar a otros a alcanzar el bienestar integral. Colabora de forma ad honórem con ElPerdiodicoCR.com.

VIDEOS

 


Por Pedro Ramírez*

Causa asombro ver a una gran parte de la población costarricense con las mismas posiciones retrógradas en temas ya superados como lo es el tema del matrimonio igualitario. Tras la resolución de la Sala IV en la que se otorgó un plazo para que se legislara y se tomaran las medidas pertinentes para la entrada en vigencia, el matrimonio igualitario será una realidad en Costa Rica a partir del próximo 26 de mayo.  Pero esa realidad pareciera  ni por asomo ser percibida por un grupo de 26 diputados que están tratando de hacer hasta lo imposible por volver a dividir al país con el tema, al pretender que se posponga para luego de la pandemia, y en un periodo adicional de 18 meses, la entrada en vigencia del matrimonio civil igualitario, un derecho humano de la población sexualmente diversa.

El clímax de esta discusión se dio el pasado martes 13 de mayo cuando el diputado David Gourzong del Partido Liberación Nacional (PLN),  la emprendió a golpes contra Geancarlo Casasola, asesor legislativo del PLN, por un mensaje a través de Whatsapp y enviado a un chat del partido, el cual le decía: “Tuvieron 18 meses y fueron absolutamente incapaces de ponerle la firma a un proyecto y promoverlo bien, ahora a 15 días, se les ocurre ser unos perfectos hps”.

A parte del grave y condenable ataque homofóbico en la Asamblea Legislativa, es inadmisible que un grupo de 26 diputados y diputadas crea que se puede pasar por encima del máximo tribunal del Costa Rica  y que además, consideren que es constitucional y legal solicitarle que modifique la sentencia.  Para eso existe la separación de poderes del Estado y la sentencia está en firme, por lo tanto, la proposición de los diputados es propio de una dictadura.

Lo mas doloroso, de este penoso asunto es ver la realidad de estas dos Costa Rica, esos dos lados del país tan disimiles entre sí; mientras aplaudimos a los médicos y enfermeras de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), o bien donamos alimentos para los más afectados por el Coronavirus y nos mostramos solidarios con los más desprotegidos, por otra parte existe una gran cantidad de personas justificando la agresión de una persona por sus preferencias sexuales.

NOVEDADES EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: SUSCRÍBASE

En las últimas 24 horas he tenido que leer en las redes sociales múltiples mensajes de odio y de desprecio contra el asesor legislativo única y exclusivamente por el hecho de pertenecer a la población sexualmente diversa, es decir por ser diferente. Nos enorgullece vivir en un país democrático, presumimos de nuestro Estado de Derecho, pero no somos capaces de respetar y obedecer una sentencia de la Sala Constitucional.

La agresión perpetrada por el diputado David Gourzong, es el reflejo de una sociedad machista, violenta y patriarcal, donde el “macho” se siente todopoderoso para demostrar su superioridad y calla a golpes a una persona que no comparte su criterio. Ahora bien, aún más deplorable que el hecho de haber agredido físicamente a una persona, es el remedo de disculpa del diputado Gourzong, al decir que “los insultos conducen a la violencia y hoy, como ser humano lo he vivido en carne propia”. Es impresionante que el diputado no solamente no se disculpa, sino que además se considera la victima en esta situación.

Muchos claman por no dividir el país, por no detener el trabajo de la Asamblea Legislativa, pero el costo de hacerse de la vista gorda y seguir como si nada, es altísimo. Cómo le vamos a pedir a nuestros hijos que sean respetuosos y que se hagan responsables de sus actos, si a un mal llamado padre de la patria le permitimos este comportamiento, lo justificamos o en el peor de los casos, lo defendemos.

No podemos vivir en dos países distintos, tenemos que estar por encima de estas acciones, debemos crecer como sociedad, y quienes deseen seguir con actitudes homofóbicas y violentas deben ser señalados, reprendidos y dejados atrás en esta nueva nación que luego del Coronavirus tratamos de construir.

*Pedro Ramírez, es periodista y experto en mercadeo y comunicación, y cuenta con más de 24 años de experiencia profesional

CONTAMOS CON USTED


Usted no paga por leer las noticias, Usted aporta para que la información continúe distribuyéndose de forma libre, apegada siempre a la verdad, sin presiones políticas o económicas. Apoye el periodismo que está de su lado.

Únase a nosotros | Beneficios para asociados/as


Commentarios

commentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMO MINUTO

El Periódicocr.com