Costa Rica llama a detener represión en Nicaragua

0
804

George Rodríguez EP. El gobierno de Costa Rica exhortó, este sábado, al régimen nicaragüense, a cesar la represión antiopositora, informó la cancillería costarricense.

También formuló un llamado, a la comunidad internacional, a monitorear la situación en Nicaragua, específicamente, en lo que tiene que ver con los derechos humanos, indicó el ministerio, en un comunicado.

“Para Costa Rica es motivo de honda preocupación las sistemáticas violaciones a los derechos humanos cometidas contra el pueblo nicaragüense, por lo que exhorta a detener la represión”, expresó la cancillería, y agregó que el país centroamericano “reitera su llamado a la Comunidad Internacional para estar vigilantes del efectivo respeto de todos los derechos del hermano pueblo nicaragüense”.

La administración del presidente costarricense, Carlos Alvarado, condenó, asimismo, el arbitrario uso de fuerza contra civiles, señaló.

“El gobierno de Costa Rica condena la escalada de represión y uso arbitrario de la fuerza por parte de las autoridades nicaragüenses, contra la población civil, medios de prensa y defensores de los derechos humanos, que se manifestaban pacíficamente el día de hoy en Nicaragua”, expresó.

También reafirmó la necesidad de que existan condiciones adecuadas para negociar el restablecimiento de la paz y la institucionalización en Nicaragua, de acuerdo con la información oficial.

“Costa Rica mantiene su firme llamado a garantizar el pleno respeto de los derechos humanos en Nicaragua, a establecer condiciones reales y creíbles para la reapertura del diálogo y la negociación con todos los actores relevantes y los garantes necesarios, que conduzca a restablecer la paz, el entendimiento, la integridad del sistema democrático y la normalización de la institucionalidad en ese país”, indicó la cancillería.

El comunicado de cuatro párrafos fue emitido mientras se conocía, en San José, la capital costarricense, información originada en Managua, la capital nicaragüense, sobre la represión policial y parapolicial lanzada, la tarde de este sábado, contra centenares de personas quienes se reunían, en esa ciudad, para participar en una masiva y Pacífica manifestación antigubernamental.

Agentes policiales antidisturbios y fuerzas parapoliciales tomaron control de Managua, desde la mañana, de acuerdo con versiones periodísticas generadas en esa ciudad.

La acción represora resultó en la detención de aproximadamente un centenar de personas, y el saldo de decenas de heridos y lesionados, esas fuentes, así como datos difundidos en redes sociales.

La nómina extraoficial de capturados también incluye a Azahalea Solís y Max Jerez, negociadores por la opositora multisectorial Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) en el diálogo entre esa agrupación y el gobierno, en procura de solución a la violenta crisis sociopolítica que hace casi 11 meses afecta al país centroamericano.

Entre las víctimas de la represión figuran periodistas de medios lo mismo locales que internacionales, de acuerdo con diversas informaciones.

La reprimida manifestación de este sábado fue convocada por la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), para exigir, entre otros puntos, la liberación de todos los presos políticos –actualmente, algo más de 600-.

En una Nota de Prensa que su División de Relaciones Públicas emitió el viernes, la Policía Nacional informó que “NO AUTORIZA ninguna actividad que genere intranquilidad a las familias nicaragüenses”, y afirmó que “esas convocatorias y falsas noticias constituyen la continuidad de provocaciones y crímenes terroristas y golpistas, que sembraron en Nicaragua, luto, aflicción, dolor, y han dejado tantas pérdidas de vidas, de bienes públicos y privados, y graves afectaciones a la Economía Nacional”.

La dependencia policial hizo así referencia a la versión que, de la violenta crisis nacional, da el gobierno, al plantear que, en abril del año pasado –cuando estalló la dramática situación-, logró frustrar un intento de golpe de Estado.

“La Policía Nacional reitera a las familias nicaragüenses que cumple su deber constitucional de garantizar la seguridad y tranquilidad ciudadana, así como establecer responsabilidades y cargos contra quienes pretendan alterar la paz y la convivencia propias de nuestro pueblo, de nuestra cultura y tradición”, de acuerdo con el texto policial.

La violenta crisis sociopolítica nicaragüense, que estalló el 18 de abril, ha cobrado centenares de vidas, generado miles de heridos, detenidos, y desaparecidos, dañado considerable a la economía nacional, y determinado que decenas de miles de nicaragüenses emigren, principalmente hacia la limítrofe Costa Rica -donde más de veinte mil personas han solicitado refugio-.

La represión policial y parapolicial antiopositora ha pasado de ser masiva -contra actividades opositoras públicas, como en el caso de este sábado-, a constituirse en principalmente selectiva -mediante la captura y la desaparición de opositores quienes son blanco de búsqueda individual-, la que está actualmente centrándose en periodistas y medios de comunicación independientes lo mismo que en organizaciones no gubernamentales defensoras de los derechos humanos.

Commentarios

commentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí