CCSS implantó válvulas cardíacas defectuosas a pacientes, revela investigación de la Defensoría

0
1250
El cierre de quirófanos ha causado la cancelación de unas 30 cirugías por semana Foto: Gobierno.

Allan Madriz | EP. Una investigación revelada este jueves por la Defensoría de los Habitantes, determinó que la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) implantó válvulas cardíacas defectuosas a pacientes durante la década de los 80.

Se trata de un grupo de entre 43 y 72 personas que pudieron haber recibido la colocación del dispositivo, sin saber que existía una alerta internacional que alertó de un material defectuoso.

“… sin que fueron informados de la existencia de una alerta internacional que indicó que el material colocado estaba defectuoso y por lo tanto, debían proceder con su localización y valoración para un posible cambio”, señala el comunicado de la Defensoría.

La investigación de la institución calcula que un 60% de los pacientes que recibieron el implante de las válvulas cardíacas en el país ya fallecieron y habrían alrededor de personas con vida todavía.

La historia se remonta entre 1979 y 1986, cuando Shiley, Inc., una subsidiaria de propiedad de Pfizer, Inc., fabricó una válvula cardíaca humana-implante conocida como válvula cardíaca convexa.

Entre 50.000 y 100.000 de las válvulas se implantaron en pacientes de todo el mundo, pero para 1992, aproximadamente 450 de estas válvulas se habían fracturado, dando como resultado aproximadamente 300 muertes.

Tipo de válvula cardíaca convexa / cóncava Björk-Shiley. Foto con fines ilustrativos.

Una resolución de 1996 en los Estados Unidos, originó que se estableciera un panel para la atención de casos ocurridos fuera de ese país, con el fin de asegurar a personas en otros países la posibilidad de contar con los mismos derechos indemnizatorios de la nación norteamericana.

La investigación de la Defensoría señala que la Oficina Panamericana de la Salud en Costa Rica fue informada de la situación en 1990, por lo que en 1991 se le informó a la Sección de Investigación de Servicios de Salud de la CCSS, para que comunicara al Servicio de Tórax y Cardiovascular del Hospital México de la existencia de una falla en la válvula.

“El comunicado advierte que en un porcentaje muy pequeño de casos, la válvula se ha fracturado y que aunque es raro que ocurra, las consecuencias ponen en riesgo la vida de las personas, por este motivo se recomienda el reemplazo quirúrgico inmediato”, asegura la Defensoría.

Por este motivo la Defensoría considera que “no se cuenta con ninguna evidencia de las acciones realizadas por la CCSS luego de esta comunicación de la Alerta de la Oficina Panamericana de la Salud“.

La institución además agrega que “existe una duda bastante razonable acerca del riesgo al que se pudieron estar expuestas las personas que recibieron el implante de la válvula cardiaca en cuestión…“.

“A pesar de que el informe preliminar del Hospital México del 2016 descarta que se trata de las mismas válvulas por la elevada sobrevida de los pacientes, esto a juicio de esta Defensoría es solo una presunción”, señala la institución.

La Defensoría informó que la CCSS remitió una gestión a la Dirección Médica del Hospital México para que ofrezca atención prioritaria a las recomendaciones emitidas por la Defensoría en este caso.

Por su parte, el Hospital México informó a la Defensoría que en un plazo no mayor a un mes, se atendería a familiares o pacientes involucrados para informar a cerca de las interrogantes que no fueran atendidas en su momento.

La Defensoría investigó el caso luego de recibir siete denuncias de familiares de pacientes fallecidos y cuatro pacientes con vida.

Commentarios

commentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí