Aprenda a identificar los síntomas de enfermedades producidas por el “bullying”

El estudio se realizó en una población de 267 alumnos de primer año de un colegio público de San José entre 2014 y 2016

0
1256
A nivel anímico, el 45% indicó experimentar irritabilidad, el 33% frustración y 11% angustia FOTO: ElPeriodico.cr.com

Udhei Leitón | EP. La frustración, la angustia y hasta la depresión acompañan a muchos estudiantes de séptimo año a causa de un compañero inseparable llamado “bullying” y que deja una dolorosa marca en la víctima o el agresor para toda la vida.

Esto motivó al Dr. Jeffrey Azofeifa Benavides a desarrollar la investigación “Prevalencia y consecuencias del acoso estudiantil (bullying) en alumnos de séptimo año entre 2014 y 2016”, con la cual obtuvo el grado de Licenciatura en Medicina de la Universidad Hispanoamericana.

Cabe señalar, que, aunque existen algunos estudios sobre el acoso escolar en Costa Rica, este es el primero dedicado exclusivamente a los alumnos de primer año de colegio.

“Luego de analizar con detalle los diferentes artículos e investigaciones, tomé de la decisión de concentrarme en este grupo para conocer algunos detalles de su realidad. Desde la perspectiva médica, poder precisar cuáles enfermedades enfrentan producto de este comportamiento. Uno podría pensar que es solo la transición de la escuela al colegio, sin embargo, son víctimas de una situación para la cual no están preparados para enfrentar y que en muchas ocasiones lo hacen sin tener el apoyo de la institución y del hogar” señaló el Dr. Azofeifa.

El bullying se define como una acción que ejecuta un individuo que está en una posición de poder social dentro de un grupo y que causa sufrimiento a otro de forma individual o colectiva.  Según la UNICEF, la violencia escolar afecta de un 50 a un 75% de los estudiantes en el mundo.

Dentro de este comportamiento, se da la ley del silencio, donde ninguno de los implicados comunica la situación para evitar que empeore o por miedo de no recibir ayuda y ser señalado como una persona débil.

Los tipos de bullying son verbal, físico, psicológico, social y el ciberbullying.

Las víctimas pueden ser pasivas, proactivas y víctimas-agresores. En este último caso, el Dr. Azofeifa Benavides explica que “se caracteriza por asumir el rol de víctima y de agresor.

“Esto quiere decir que son víctimas de acoso estudiantil por parte de otros compañeros generalmente mayores que ellos, pero a su vez son agresores ya que a su vez acosan a otros alumnos. Este tipo en particular utiliza el hecho de ser víctima para justificar sus agresiones a otros compañeros, tienden a ser irritables, desafiantes y violentos, suelen tener baja autoestima y combinan la ansiedad y la agresividad cuando se encuentran frente a una nueva agresión”, agrega el Dr. Azofeifa.

En la mayoría de las situaciones de maltrato, “los victimarios tienden a ser agresivos y violentos con sus compañeros víctimas, porque tienden a mostrar poca empatía hacia los demás y utilizan la violencia como una herramienta para conseguir lo que desean. Suelen ser agresivos no solamente con sus compañeros, sino que también pueden presentar este tipo de comportamiento con sus profesores, padres o cualquier otra figura de autoridad e incluso con sus hermanos. Se caracterizan por ser personas impulsivas y dominantes. No les gusta la cooperación, son poco sociables y, a su vez, presentan un bajo rendimiento académico” explicó el investigador.

Las enfermedades relacionadas con el acoso escolar son cefaleas, migrañas, náuseas, erupciones en la piel, estrés, ansiedad, aumento de la presión arterial, depresión, ataques de pánico, trastorno del sueño y de la alimentación, entre otras.

Ante estos preocupantes resultados, el Dr. Azofeifa Barrantes brindó al colegio una serie de recomendaciones que pueden ser aplicadas en cualquier institución educativa.

  1. Realizar charlas educativas, talleres, con los que se refuerce la autoestima y la aceptación de los jóvenes, así como la tolerancia a los demás compañeros, dirigidas hacia toda la población estudiantil y profesorado.
  2. Fomentar la convivencia y el compañerismo en cada uno de los grupos que conforman el centro educativo, mediante actividades como retiros, excursiones, proyección de películas, obras de teatro, videos, conciertos, u otras, bajo la organización del Departamento de Orientación de la institución con el fin de generar un ambiente educativo sano, tolerante, de respeto y apoyo entre los jóvenes.
  3. Identificar tanto a víctimas como a victimarios, mediante entrevistas individuales y grupales sobre el tema, realizadas por los profesores guía y el área de orientación con el fin de buscar soluciones al problema para erradicarlo, de forma interdisciplinaria, promoviendo la participación de los padres de familia y las autoridades correspondientes.
  4. Solicitar a la Dirección del Colegio, brindar a los profesores y al personal que labora en el centro educativo con información actualizada sobre el tema, y que les ayude para identificar situaciones de bullying desde sus primeras manifestaciones.
  5.  Fomentar la disciplina en los salones de clase por parte de los profesores mediante medidas correctivas que garanticen la educación de los estudiantes; por ejemplo, participar en la limpieza de los salones de clases, o preparando charlas para sus compañeros.
  1. Mejorar las medidas de vigilancia por parte del personal de seguridad que labora en el centro educativo con el fin de identificar y evitar los posibles casos que se puedan presentar en los pasillos o corredores de la institución, incluso en los alrededores del colegio, sobre todo en momentos como entrada y salida de clases, recreos y cambios de clase.

Commentarios

commentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí