TU TIENDA WEBSu tienda en linea desde hoy
PATROCINADO

El índice de abstencionismo registrado en las pasadas elecciones, refleja el nivel de disconformidad, hastío y decepción que la sociedad costarricense ha tenido que soportar debido a la corrupción generalizada que vivimos en y con cada gobierno.

Ahora nos encontramos en recta final para ejercer de nuevo el sufragio de manera responsable.

El futuro del país hoy más que nunca, se encuentra depositado sobre todo en la masa de votantes indecisos y los abstencionistas.

Que esta Semana Santa, sirva para que de manera concienzuda ejerzamos el sufragio como ciudadanos responsables y conscientes de lo que se encuentra en juego.

Las últimas demostraciones de proselitismo de los dos partidos finalistas demuestran una agenda nacional que si bien es cierto llega de manera tardía, que la verdadera voluntad política para crear el bienestar común, nunca está de más y cuando queremos, podemos.

Tomemos como ejemplo los países en los que el alto grado de abstencionismo ha llevado al poder a los peores gobernantes a generar todo tipo de injusticias que se podían haber prevenido con un poco de responsabilidad civil

Que estos días de descanso y reflexión nos sirvan para demostrar de lo que estamos hechos y tal como sucede con la Selección Nacional en donde por lo general llega a los Mundiales dejando los pelos en el alambre pero que al final ofrece espectáculos y presentaciones decorosos, lo atípico de esta campaña nos sirva para hacer exactamente lo mismo con nuestro voto.

La campaña con sus protagonistas y demás vicisitudes; ha generado un clima polarizado que al menos las nuevas generaciones desconocían.

La Historia ha demostrado cómo el conformismo y la omisión a la hora de votar, permiten que el fanatismo y la barbarie asuman el poder.

No podemos permitirlo.

Nuestro país no está para experimentos extremistas.

Nunca como ahora tenemos que ejercer el sufragio de manera responsable para demostrarnos a nosotros mismos de qué madera estamos hechos.

Basta de experimentos sociales y de permitir que sean otros con mezquinos intereses quienes gobiernen a un país que si bien es cierto había perdido el rumbo, ahora lo ha encontrado en medio de una crisis sin precedentes en la historia reciente.

Esta Semana Santa hagámoslo por la Patria, que el Domingo de Resurrección represente el advenimiento de una mejor Era para nuestra democracia.

La Patria nos lo demanda.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here