Jossue Daniel Peña, es estudiante de Derechos.
Jossue Daniel Peña, es estudiante de Derechos.
Jossue Daniel Peña, es estudiante de Derechos.

Por Jossue Daniel Peña*

Hace un mes inició una nueva etapa en la Política costarricense. El bipartidismo PLN-PUSC llegaba a su fin, con un millón trescientos mil votos sellando el acta de defunción. El nuevo partido en el Poder, que cuenta con un gran número de ex militantes mariachis y pericos en sus filas, prometía desde sus inicios en el 2002, un cambio en la forma de hacer Política. Hoy, al fin con el Poder en la mano, después de un mes, una serie de contradicciones repetidas a lo largo de este primer mes han puesto en entredicho el discurso utilizado por el PAC desde sus albores. Pero es que no es sencillo ser consecuentes con lo prometido en campaña y lo hecho en el Poder, y por primera vez el PAC lo está entendiendo. A lo largo de su existencia han usado un discurso maniqueo, literalmente de Oposición, que hoy siendo Poder Ejecutivo se les está tornando insostenible.

Ni el frente-amplista, socialcristiano, libertario o liberacionista de más hueso colorado, esperaba tan temprano el escenario inestable en el que se encuentra hoy día el Partido Acción Ciudadana. Según la I.C el Gobierno quiere quedar bien con todos, y eso hace que no quede bien con ninguno. La Alianza Evangélica fue un poco más severa al decir que muchos deben estar asustados de haber votado y no ver un cambio.

Impresionante, y debo aceptar como costarricense que soy, que es lamentable la manera como el PAC ha cambiado tantas cosas que prometió no solo en campaña, sino en todos los años desde su creación como partido. El mismo Ottón Solís Fallas, fundador del Partido le ha pedido al gabinete que respeten el Código de ética del PAC, a pesar que este fue cambiado al entrar a ser Gobierno. Ejemplos de contradicciones en este mes sobran:

[pullquote]El primer mes de Gobierno de Luis Guillermo Solís Rivera ha sido un festín de contradicciones. “…el Gobierno quiere quedar bien con todos, y eso hace que no quede bien con ninguno”.[/pullquote]

Su cambio en cuanto a la reforma energética, que en campaña criticó al M.L y al P.L.N, para llegar al Poder y tomar la iniciativa de estos. Su facilidad para negociar Derechos Humanos con tal de obtener Poder en la Asamblea Legislativa, negociación que no prosperó por el descontento que generó en redes sociales, para luego izar la bandera de la diversidad en casa presidencial tratando de calmar las aguas. Olvidar la característica de Inmutabilidad de los Principios que pregonaban. Además, señalar fuertemente durante años un órgano como la DIS en la Asamblea Legislativa, con diatribas incendiarias, para hoy, con el poder en la mano, hacer vista gorda de sus mismas peticiones y críticas, misma suerte que parece llevará el CONAVI, pues dentro del Plan Rescate del PAC, en el apartado “10 compromisos con Costa Rica”, en el punto 1 “Desarrollar y mejorar la infraestructura de transporte” citaban el cierre del CONAVI, pero en la página oficial del Ministerio de Obras Públicas y Transportes se anuncia como este ente de la mano del MOPT invertirán durante 7 meses ¢1.140 millones en demarcación de la red vial nacional.

El tomar posición durante la crisis de los maestros, dándoles el voto de apoyo, para tomar el Poder días siguientes, y ahora sí, sintiéndose autoridad, y demostrando poca pericia para negociar con los grupos de poder del país, terminaron amenazando con declarar ilegal la huelga, sin haber podido resolver el problema de los salarios. Sin duda Luis Guillermo Solís le debe el buen resultado de esas negociaciones a “fuerzas divinas”, pues si la Iglesia Católica no hace de mediadora, posiblemente el problema aún persistiría.

Y es que las inconsistencias en el actuar del nuevo Gobierno a lo largo de este mes han calado hasta en sus aliados del 1 de Mayo en la Asamblea Legislativa. El Partido Frente Amplio ya alzó su voz condenando la derogación del Decreto P-30 de la expresidente Laura Chinchilla Miranda, que negaba la posibilidad de que el Estado negociara con evasores fiscales, situación que dejó ver la mala estrategia de comunicación del Gobierno, con un Helio Fallas Ministro de Hacienda afirmando una cosa y Luis Guillermo Solís otra totalmente distinta, sobre el mismo tema.

También la decisión del Poder Ejecutivo de intervenir y nombrar cuatro miembros de la Junta Directiva del Banco Popular ha tenido pleno rechazo por muchos sectores, pues la decisión contradice la promesa que hizo Luis Guillermo Solís en campaña, el 31 de octubre del 2013, donde afirmaba que al tomar el Poder le devolvería la autonomía a la Asamblea de Trabajadores del Banco Popular. Por la boca muere el pez dice el viejo refrán. Así parece reconocerlo el líder socialcristiano Rodolfo Piza, cuando haciendo uso de sus ya casi frases “celebres”, le dice a Luis Guillermo Solís que “El PUSC no será comparsa del Gobierno”, pues al parecer el PAC no está cumpliendo el pacto que hicieron el 1 de mayo, donde el PAC ganó la presidencia del parlamento gracias al apoyo de los mariachis.

Este primer mes ha sido un festín de contradicciones en el Gobierno, incluso antes de serlo. El 7 de mayo Luis Guillermo Solís se reunió con Laura Chinchilla Miranda y al concluir la reunión afirmó encontrar un Estado sano, para 22 días después afirmar contradictoria pero acomodadamente en una entrevista a La Nación, que encontró un país “encharralado”. Y es que desde el primer decreto firmado por el Presidente el 8 de mayo, se podía vislumbrar un poco de lo que veríamos en el mes entero, pues ese primer decreto pedía intervenir 9 alcantarillas en el país, ignorando que ya 7 de ellas habían sido reparadas por el anterior Gobierno concluyendo el mes de abril.

La seguidilla de inconsistencias de este mes no es exclusiva de Casa Presidencial. También han existido quejas por parte de varios diputados por la forma como preside el Plenario el Diputado Henry Mora Jiménez, acusándosele de quitar arbitrariamente el uso de la palabra a algunos diputados, lesionando un derecho legitimado por miles de costarricenses que votaron por ellos en los pasados comicios, como se demuestra en el ACTA DE LA SESIÓN PLENARIA N.º 11 (Martes 20 de mayo de 2014) PRIMERA LEGISLATURA (Del 1º de mayo 2014 al 30 de abril 2015) PRIMER PERÍODO DE SESIONES ORDINARIAS (Del 1º de mayo de 2014 al 31 de julio de 2014).

Luis Guillermo Solís ha pedido que lo dejen gobernar, que le den 100 días y después de ahí que le critiquen lo que se deba criticar y aplaudan lo que merezca aplauso. Yo seré de los primeros en aplaudir lo que así demande la coherencia y el bien común de nuestro país. Hay que ser realistas. No se gobierna con varita mágica, no obstante a tan sólo un mes ya hay puntos cuestionables, como lo son los cambios de posiciones con los cual se vendió un candidato en campaña o un partido siendo oposición. Para que este respete sus propios principios, peticiones y críticas a Gobiernos anteriores no es necesario tener 100 días en el Poder, sino, ser consecuentes.

* Estudiante de Derecho.

 

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here