Su tienda AmazonMas de 30 millones de productos en tu tienda
PATROCINADO

Ariel Mata WilliamsPor Ariel Mata Williams*

Primero, vale resaltar no estoy afirmando en este artículo que vayamos a ser un Estado fascista si gana Fabricio, solamente es una observación sobre un conjunto de tendencias que a mi criterio son peligrosas para la democracia. Por tanto, no pretendo utilizar el término fascista como ataque hacia personas, sino que haré referencia a actitudes e ideas cuasifascistas que reproduce el candidato, su agrupación y algunos de sus seguidores. Para ello haré uso de algunas de las categorías de Humberto Eco y otras propias.

1.       Supremacistas: El supremascismo es el sentimiento injustificado de superioridad sobre el otro. Los seguidores de Fabricio repudian al otro por su orientación sexual. Lo rebajan al nivel de “aberración”; “pecador/a”, “degenerado/a”. El hecho de que Fabricio tuviera el descaro de decir que abriría centros para “restaurar” personas LGTBIQ es un rasgo de supremascismo, ya que para él son personas inferiores que deben ser puestas en condiciones “normales”.

2.       Culto a la tradición: Este es una característica señalada por Humberto Eco. En este caso se cristaliza mediante la constante alusión a “los valores y a la familia” para exaltar a la población, aunque esto vaya contra la racionalidad. Tal como es el caso de la propuesta de cerrar el INAMU. Va contra la racionalidad por motivos evidentes. Decir que el INAMU no es necesario cuando hay un femicidio por semana (11 en lo que lleva del año) es un chiste que se cuenta solo. Por otro lado, pensar en un Ministerio de la Familia es un absurdo en términos de política pública. Basta con imaginar a una mujer que llega agredida por su marido al nuevo y flamante Ministerio de Familia, este -cuya labor es mantener la familia cohesionada- inisibiliza la agresión por darle prioridad a la familia. Este tipo de propuestas demagógicas se hacen apelando a la familia tradicional, a los valores, a la falacia de que todo pasado fue mejor. Esta estrategia es recurrente en los discursos de agrupaciones de ultraderecha y esta retórica evita tener que concretar sobre ciertos temas.

3.       Antidemocráticos: Fabricio evita acudir a los debates, y le impide a sus propios diputados y diputadas hacer declaraciones, y aunque él, su partido y sus seguidores intenten defender lo indefendible y decir que esto no es antidemocrático, la verdad es otra. Democracia significa “poder del pueblo” (demos = pueblo y kratos = poder), es decir, un modelo político en el cual mediante la deliberación, participación y delegación se gobierna. No puede haber una sin la otra. ¿Cómo hay delegación sin deliberación (sin debate)?, cuando por pura arbitrariedad de la persona ésta se niega al dialogo. Esto no es democrático porque le niega al pueblo el derecho de deliberar para participar y delegar. Los rasgos de Fabricio al huir del dialogo y comentar sólo en sus canales web o radiales son los de un dictador.

4.       Culto al líder: El líder, en este caso Fabricio tiene legitimidad de sortear la institucionalidad (Hacer campaña religiosa a pesar de la supuesta vigilancia del TSE por ejemplo). El líder está iluminado por una gracia divina que hace que a pesar de su carencia de aptitudes pueda gobernar.

5.       Corporativistas: La retórica de Gerardo Corrales es la muestra que en economía, el Partido Restauración Nacional (PRN) va a beneficiar a sectores específicos (exportaciones y turismo) y que el grueso de la población sufrirá una catastrófica subida del dólar. El PRN no es liberal, es mercantilista, pues no busca un estado neutral en lo económico (como si apela el liberalismo), sino uno que favorezca a los grandes exportadores y hoteleros. Lo anterior no significa que otros regímenes políticos no se hayan nutrido de la intervención estratégica para potenciar la economía (lo han hecho regímenes tanto de izquierda como de derecha), pero es importante tomar este detalle en cuenta cuando la tendencia es para favorecer al capital.

6.       Rechazo al pensamiento crítico: Esto consiste en restarle validez al pensamiento académico o técnico y brindarle mayor validez a discursos emocionales. Este punto se refiere a la tendencia general de los partidos y modelos (neo) fascistas y que se ha manifestado en esta campaña de rechazar datos y preguntas concretas y reemplazarlos con ideas fáciles y emociones. Fabricio no tenía un gramo de sustento técnico hasta que llegaron sus “fichajes”.  Muchos de los 11 principios de Goebels –propagandista de Hitler- son muy similares a la campaña de Fabricio. Este ha evadido temas de relevancia, se ha escudado en que “no maneja los temas”, que “debe estudiarlos”, y ha basado su campaña en elementos no racionales sino emocionales como su propuesta de salirse de la CIDH a sabiendas de que no podía hacerlo. Eso no es crítico, es irracionalidad convertida en sentido común. La gente vota por ese sentimiento, esa irracionalidad como factor coadyuvante de legitimidad es factor del fascismo.

7.       Llamamiento a las clases medias frustradas: Humberto Eco señala que el fascismo surge de la frustración social, por lo que se apela a aquellas clases medias afectadas por la crisis económica o por la humillación política. En este caso la molestia ciudadana con el partido oficialista (PAC) ha sido campo de cultivo para el discurso populista de ultraderechas de Fabricio. Las agrupaciones que reproducen esta característica,  apelan por decir “somos la voz del pueblo”; “somos el pueblo”, “somos mayoría”, ello a pesar de que tal como señala el punto 4, democracia es poder del pueblo, y la noción de pueblo incluye minorías.

8.       Modificación de aparatos ideológicos del estado para la reproducción del nuevo sentido común: propuestas como “ministerio de la familia”, “cerrar el INAMU”; “salir de la CIDH”; “modificar planes del MEP”; “restaurar universidades públicas” son medidas como las que se usan en todo sistema fascista para que las personas reproduzcan la nueva lógica dominante. Evidentemente una cosa es que él lo diga y otra es que lo haga, pero la propia retórica tiene efectos materiales. La crispación social es un ejemplo.

9.       Miedo a la diferencia: temor a aceptar la diversidad y a las personas LGTBIQ o aquello que ponga en cuestionamiento las prácticas machistas.

La mayoría de las tendencias anteriores se sustentan en un fundamentalismo religioso, el cual de forma no aislada –pues ha sido una tendencia en América Latina el ascenso del poder neopentecostal- ha permeado el entorno político nacional, haciendo que incluso el candidato oficialista Carlos Alvarado deba “correrse a la derecha”, tanto a nivel económico con sus nuevas “adhesiones”, como reproduciendo elementos conservadores en su discurso para no perder al “votante de centro”. Ello muestra que gane o no gane Fabricio, la gran ganadora en esta elección ha sido la derecha del espectro ideológico.

*El autor es Politólogo, activista y estudiante de Derecho.


La opinión expresada en este espacio no necesariamente representa la línea editorial de El Periodicocr.com, es responsabilidad de su autor. Envíe sus artículos de opinión o derecho de respuesta a redaccion@elperiodicocr.com con la etiqueta OPINION

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Desarrollo web a la medida

4 Comentarios

  1. Este articulo tiene muy poco sentido. Primero hay que tomar en cuenta que en de acuerdo a la religión de Fabricio, TODOS son pecadores, por lo que un homosexual es un pecador, un mentiroso también, un fornicador también. O sea no hay ningún sentido de superioridad realmente.
    Segundo. No hay que tenerle miedo a cerrar una institución si esta no funciona, como usted dijo hay un problema que sucede con la agresión o los femicidios, eso implica que algo no esta funcionando, por lo que fortalecer al INAMU o cerrarlo para hacer una institución mejor no es ningún problema. Todo lo demás son argumentos que no tienen ninguna validez ya que solo son cosas que usted asume
    Tercero, este esta super vacío. Comenzando en que Fabricio fue a varios debates, tampoco es que no haya ido a ninguno, y algunos de esos debates falto por que estaba haciendo visitas a pueblos Costarricenses y hablando con las personas ( lo cual es DEMOCRATICO) un debate no es lo único.
    Cuarto, Este me parece un alargamiento a la verdad, ya que en realidad nadie realmente le da culto a Fabricio
    Quinto, Las zonas que más se ven beneficiadas por el turismo son las playas y parques nacionales, la tendencia al apoyar a esos sectores es ayudar a Guanacaste, Puntarenas y Limon, provincias que dejaron afuera el PAC en el último gobierno, por lo que es todo lo contrario, otra razón por las que en estas zonas en estas elecciones y las pasadas, obtuvo muchos votos el PRN
    Sexto, el cargo de la presidencia se obtiene mediante la popularidad… Nadie va a votar por alguien por más personas que sea si no es capaz de atraer a personas, algo en lo que ambos candidatos eran capaces de hacer, por lo que es otro punto muy poco válido.
    Séptimo, ¿No acaba de decir en el punto 5 que Fabricio solo beneficiaba a la capital ? Este punto directamente contradice el punto 5. Además hay más personas de bajos recursos en el país que de clase alta, una campaña dirigida a ellos que son los más necesitados no tiene nada de malo.
    Octavo, esto es una exageración, como costarricenses tenemos el derecho de criticar las distintas instituciones públicas, por lo que no hay ningún problema en quejarse sobre ciertos organos, en especial si estos no están funcionando, por ejemplo han habido múltiples femicidios últimamente en el país, por lo que no hay ningún problema en cerrar una institución si esta no esta dando la talla, para crear una nueva y mejor.
    Novena, es la única en la que estoy de acuerdo, aunque también lo exagera mucho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here