Nuevo módulo carcelario con dormitorios para 48 personas cuenta con varios servicios necesarios para la adecuada re adaptación de los privados de libertad.


Allan Madriz | EP. Con ₡120 millones provenientes de artículos elaborados por privados de libertad, se construyó un nuevo módulo de dormitorios en el Centro de Atención Institucional (CAI) de Cartago.

El nuevo módulo, que fue inaugurado de manera oficial este miércoles, albergará a un total de 48 privados de libertad, con servicios como baños, comedor, sala de estudios, lavandería, patio central, planché para gimnasia y casetilla del guarda.

Con el apoyo de la Fundación TO y a través del excedente que dejó la venta de cerca de 250 mil artículos elaborados por los privados de libertad durante 8 años de trabajo, se logró el levantamiento de esta infraestructura de 412.65 m2 de construcción.

La elaboración y comercialización de este tipo de artículos ha permitido la generación de ingresos económicos para los privados de libertad y sus familias.
La elaboración y comercialización de este tipo de artículos ha permitido la generación de ingresos económicos para los privados de libertad y sus familias.

Cecilia Sánchez, ministra de Justicia y Paz, quien participó de la actividad de inauguración, indicó que estas iniciativas de alianzas con empresas privadas aportan mucho a la función rehabilitadora de los privados de libertad.

“Esta función rehabilitadora de la pena solo puede tener lugar en un espacio donde pueda haber oportunidad para trabajar o para estudiar. Hoy dichosamente a través de una alianza con la empresa privada la posibilidad de que un número significativo de nuestra población, hayan construido con sus propios  recursos y sus manos, un espacio donde no habrá hacinamiento”, señaló Sánchez.

El proceso constructivo, que duró cerca de 8 meses, fue liderado por un grupo de 26 privados de libertad, incluyendo un maestro de obras, dos soldadadores con sus ayudantes, dos enchapadores de cerámica con sus ayudantes y seis albañiles.

Así lucen los nuevos módulos de dormitorios donde residirán los privados de libertad ligados al Proyecto TO.
Así lucen los nuevos módulos de dormitorios donde residirán los privados de libertad ligados al Proyecto TO.

Víctor Castro, privado de libertad que cumple una pena de 30 años de prisión y que fue parte del proceso constructivo, indicó que oportunidades como éstas, son capaces de cambiar la vida de las personas que ingresan a las cárceles.

“Para nosotros es muy importante, nos hace sentir más útiles, personas que realmente tenemos capacidades… Ellos nos dan la oportunidad de darnos a conocer, de ser mejores personas y superarnos”, indicó Castro.

También agregó que gracias a estos proyectos salen mucho más preparados de como ingresaron al CAI, ya que se les ha permitido una formación académica que les permitirá una opción laboral en el momento que abandonen la cárcel.

Aporte del Proyecto TO

El Proyecto TO nació en el 2009, luego de un convenio establecido entre el Ministerio de Justicia y Paz con la Fundación TO para los privados de libertad en el CAI de Cartago.

En un taller de 120 m2 los privados de libertad se capacitan para desarrollar el oficio de la marroquinería, que les permite tener un ingreso a ellos y sus familias; incluso aportando recursos económicos para los estudios universitarios de sus hijos o pagando impuestos.

Daniel del Río, presidente de la Junta Directiva de la Fundación TO, resaltó la importancia de la readaptación de los privados de libertad, para prepararlos a un mundo exterior.

“Es importante porque estamos tratando de desarrollar dentro del penal un sistema de convivencia diferente, basado en el respeto, solidaridad, bondad, alegría y en los mejores valores humanos”, indicó Del Río.

Además agregó que todo este proceso es fundamental para que los privados de libertad tengan oportunidades reales en el mercado laboral del país.

“Yo creo que la persona si tiene que ser preparada para dejar el penal, para la vida y para vivir en una sociedad que no está preparada para recibirlos”, señaló el presidente de la Fundación TO.

Daniel del Río y Cecilia Sánchez, hicieron un recorrido por el nuevo módulo de dormitorios en el CAI de Cartago.
Daniel del Río y Cecilia Sánchez, hicieron un recorrido por el nuevo módulo de dormitorios en el CAI de Cartago.

Este programa impacta de manera positiva a los privados de libertad, ya que primeramente se sienten nuevamente útiles y productivos; y además la persona puede escoger entre trabajar en su propia micro empresa o seguir brindando sus conocimientos al Proyecto TO.

“TO” significa huella en la lengua Bribri y, es precisamente éste el propósito de la Fundación, al marcar un nuevo giro en experiencia carcelaria que ha tenido el país durante muchos años.

Según datos de la Fundación TO, este programa ha tenido 70 egresados y el 100% de ellos no reincidieron en delitos, al contrario, lograron reincorporarse a la sociedad una vez cumplidas las sentencias.

Se espera que en los próximos años, el Proyecto TO pueda causar un impacto positivo en 560 privados de libertad y trasladar este mismo modelo del CAI de Cartago a otros centros penitenciarios, en la búsqueda de ahorrar al menos $7 millones anuales al Sistema Penitenciario y Judicial.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta