Juan Barros será investigado por el fiscal del tribunal de la Congregación para la Doctrina de la Fe
TU TIENDA WEBSu tienda en linea desde hoy
PATROCINADO

Keylor García | EP. El papa Francisco decidió enviar a Chile a un arzobispo para escuchar a quienes manifiestan la voluntad de dar a conocer elementos que poseen sobre el escándalo del 2011 de Fernando Karadima, especificamente con el  obispo Juan Barros quién conoció los abusos y los mantuvo en silencio.

Francisco estuvo el 16 de enero en el Palacio de La Moneda de Chile pidiendo perdón por el daño irreparable causado a los niños víctimas de abusos sexuales por parte del clero chileno y fuera de la celebración católica manifestantes protestaron en contra de su sermón.

Anteriormente las victimas de Karadima le habían solicitado al papa que destituyera  al Obispo de Osorno, Juan Barros, por tener conocimiento de los abusos,  pero en ese momento las respuestas del papa han sido que no hay pruebas concretas contra él.

Lea: Papa Francisco pidió perdón por abuso a niños por parte de “ministros de la iglesia”

Recientemente se dio a conocer que el papa decidió enviar  un emisario a Chile, al arzobispo de Malta, monseñor Charles J. Scicluna, para investigar las acusaciones de encubrimiento de abusos sexuales por parte del obispo Juan Barros.

El arzobispo de Malta es el fiscal del tribunal de la Congregación para la Doctrina de la Fe, encargado de investigar los “delicta graviora”, los crímenes que la Iglesia considera más graves, cometidos contra la eucaristía, el secreto de confesión o los abusos sexuales perpetrados por el clero.

Obispo señalado

El obispo Barros está acusado por las víctimas de haber callado los abusos repetidos del sacerdote Fernando Karadima, un influyente formador de obispos en Chile y a quien el Vaticano condenó en 2011 a “retirarse a una vida de oración y penitencia“, en un sonado caso que sacudió a la sociedad y a la Iglesia católica chilena.

Además: El papa Francisco visita Chile con la peor valoración de la iglesia católica

En su reciente viaje a Chile, el papa dio su total apoyo al obispo, que estuvo al lado del pontífice en la práctica totalidad de sus actividades, al tildar de “calumnias” las acusaciones de las víctimas.

“No hay una sola prueba en contra, todo es calumnia. ¿Está claro?”, respondió el papa en respuesta a una pregunta de una periodista, después de haber confesado su “dolor y vergüenza” por los casos de pederastia que han mancillado la imagen de la Iglesia en Chile.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here