Ottón Solís Fallas.

Ottón Solís Fallas.
Ottón Solís Fallas.
Recientemente los altos jerarcas de la ARESEP se autorecetaron aumentos exorbitantes. Dennis Meléndez, el Regulador, recibió un aumento mensual de $2.000. Meléndez, ahora su salario es de más de $13.000 al mes. Evidentemente, está “trabajando horas extras” para ser parte del club liderado por Fernando Naranjo, que como Gerente del Banco Nacional (y solo en efectivo) gana más de $450.000 por año, ¡derrotando holgadamente los $400.000 que gana el Presidente Barack Obama!

Estos salarios y estos aumentos están totalmente desvinculados de la realidad nacional. Una Junta Directiva o un gerente que tome en cuenta únicamente sus intereses personales, debe buscar trabajo en el sector privado. Ese es el espacio óptimo para quienes tienen como vocación hacer dinero y acumular riqueza. Esa es una vocación vital y honorable en toda sociedad. Sin personas que generen riqueza no hay empleo, no hay exportaciones y no hay impuestos. Lo que es corrupto e inmoral es utilizar la política para obtener puestos y luego auto-recetarse aumento tras aumento, con el fin de hacerse millonarios a costa del resto de los costarricenses, 20% de los cuales viven bajo la línea de pobreza.

Envié una carta a Meléndez para pedirle cuentas sobre su abusivo comportamiento. En su respuesta me incluye los criterios en los que se basa su salario y el de los jerarcas de la ARESEP. Su respuesta revela la verdadera dimensión del descaro a que nos enfrentamos.

Resulta que la ARESEP utiliza como una de sus referencias para determinar sus salarios, los que reciben los jerarcas de las entidades que regula. Los salarios de esas entidades se financian con las tarifas que paga el público por los servicios que prestan; tarifas que son autorizadas por la ARESEP.

Deshilachemos esto: si, por ejemplo, RECOPE, entidad regulada por la ARESEP, desea incrementar los salarios de sus jerarcas, normalmente tendrá que incrementar el precio de los combustibles con el fin de financiar el aumento salarial. Pero el incremento de precios solo puede ser autorizado por la ARESEP, cuyos jerarcas podrán eventualmente utilizar los salarios de los jerarcas de RECOPE como guía para incrementar los propios. O sea, los jerarcas de la ARESEP tienen un interés directo en que se incrementen los precios de los combustibles, porque esta es la forma de garantizarse aumentos salariales, dada la metodología que ellos mismos han diseñado para su cálculo.

Esta metodología ha tenido como consecuencia que el salario del Regulador General de Costa Rica sea el doble de su colega en Panamá y casi tres veces el de su colega de Uruguay, ¡país este último que tienen un PIB per cápita bastante más elevado que el de Costa Rica!

Ese círculo vicioso –para los costarricenses … virtuoso para los jerarcas de la ARESEP- revela el lodazal a que ha llegado la ética de algunos políticos; dichosamente no todos.

Debemos corregir los abusos que contienen algunas convenciones colectivas y algunos regímenes dentro del empleo público. Pero lo primero y urgente, es eliminar esos abusos autoadjudicados por una clase política que debe desaparecer de la administración pública para que busque algo que hacer en el sector privado.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here