La regularización no representa un asilo político o refugio y permite a los cubanos trabajar en suelo mexicano. | FOTO: Cubanos por el mundo.
PATROCINADO

Eliannys Padra | EP. El Gobierno de México inició este viernes el proceso para conceder permisos de residencia a un grupo de 588 cubanos que se encuentran varados en la ciudad de Nuevo Laredo (frontera con EE.UU.) desde el pasado mes de enero, cuando el Gobierno de Estados Unidos puso fin a la política de “pies secos-pies mojados”.

A través de un comunicado, el Instituto Nacional de Migración (INM) mexicano informó que, por razones humanitarias, se han brindado las facilidades para que estas personas obtengan una condición de estancia en el país y con permiso para realizar actividades remuneradas.

“En ningún momento se les ha concedido la condición de refugiado o asilado político debido a que no enfrentan una persecución de ningún tipo (…) este permiso hace posible su permanencia, reinsertándolos en la vida productiva del país de manera regular”, indica el INM.

Asimismo, en la nota se detalla que en los próximos días los primeros 273 cubanos quedarán regularizados, lo cual les permitirá buscar empleo.

El INM explicó que en algunos casos puede regularizar a extranjeros que se ubiquen en territorio nacional y manifiesten su interés de residir de forma temporal o permanente en nuestro país.

La institución indicó que estos cubanos ingresaron a México por Tapachula, en el suroriental estado de Chiapas, y obtuvieron un documento de salida que les permite transitar por un plazo de 20 días a fin de que abandonen territorio mexicano o inicien un proceso de regularización.


La ley de “pies secos-pies mojados” es una política que desde hace más de 20 años permitía a los cubanos solicitar residencia permanente en EE.UU. tras cumplir un año y un día de permanencia en esa nación.

Los pies secos eran aquellos que lograban ingresar a la nación norteamericana por cualquier vía y permanecer por el lapso de tiempo establecido, mientras que los pies mojados eran aquellos cubanos que en su intento por entrar o permanecer en EE.UU. eran capturados por funcionarios de seguridad y deportados a su país.

Como parte del restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, el 12 de enero el expresidente Barack Obama puso fin a esta política respondiendo a una petición del Gobierno cubano.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here