PATROCINADO

Con un manejo sesgado y repleto de truquillos aritméticos lanzaron la gran noticia: ¡El 3.2% de los maleantes denunciados en el Ministerio Público fue condenado en los tribunales penales durante el 2011! La primera bombeta que anunció el turno político navideño, protagonizado por quien está a pocos meses de cumplir tres decenios en la magistratura. La de doble trueno se cebó en el cañón . El humarascal para confundir a la opinión pública se desvaneció en un instante. El gran éxito de la Corte fue dejar sin condena al 96.8% de los sospechosos denunciados… ¿Pasaron por inocentes?

Sostienen los magos de la propaganda del doctor Mora Mora que “Durante el 2011, los tribunales de juicio de todo el país sentenciaron a un total de 10.997 personas, de las cuales 7.074 recibieron una sentencia condenatoria y 3.923 una absolutoria, cifra que supera en 1.102 casos lo registrado un año antes y que representa el valor más alto del último quinquenio.” ¡Qué éxito!

El costoso sistema de administración de justicia penal llevó a juicio apenas al 5% de los denunciados. ¿Más o menos el mismo porcentaje que en los años anteriores? El 3.2% recibió un fallo condenatorio y 1.8% fue absuelto. Sea que casi dos quintas partes de los acusados resultaron “inocentes”. ¿Cómo es posible que algunos fiscales y jueces se hayan equivocado en 3.923 casos?, ¿Cuánto nos costaron a los contribuyentes esas casi cuatro mil pifias judiciales? , ¿Cuál será la explicación del magistrado presidente al despilfarro de los fondos públicos?

El contrapunto de la engañosa propaganda judicial es escandaloso. Silencio absoluto en cuanto al destino institucional del noventa y seis por ciento de las denuncias. ¿Serán conciliadas? Jamás. El porcentaje promedio de las conciliaciones en el quinquenio anterior fue de un dos por ciento. Y los criterios fiscales representaron una cifra parecida.

Si la décima parte de las denuncias tuvo alguna respuesta judicial ¿Qué ha pasado en los últimos diez años con el noventa por ciento de los casos penales?

La ciudadanía conoce muy bien la situación. Los golpes publicitarios son meras pompas de jabón perfumado, que nunca resolverán la peor crisis del Poder Judicial: el incumplimiento diario y dañino del principio constitucional de “justicia pronta y cumplida”.

La lentitud de los trámites tribunalicios son la consecuencia de la deficiente gestión magistral, cobijada por el consuelo de “ser los mejores de la región”. ¡Mal de muchos, consuelo de tontos! La realidad es muy clara: El 3.2% de delincuentes condenados es el contundente indicador del colapso de la justicia penal. Hay un síntoma indiscutible de falta de liderazgo y sensatez. Los hampones siguen haciendo lo que les da a gana.

Y mientras tanto esperamos otra pasada por inocentes el próximo 28 de diciembre: ¡Se jubiló don Luis Paulino!

 

Publicado inicialmente en el blog del autor.

Las opiniones expresadas por el articulista no necesariamente expresan el punto de vista de este medio de comunicación. Sírvase a enviar sus derechos de respuesta y comentarios a redaccion@elperiodicocr.com


COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here