"Dictadura de género" se titula el libro del exmagistrado español Francisco Serrano.
"Dictadura de género" se titula el libro del exmagistrado español Francisco Serrano.
“Dictadura de género” se titula el libro del exmagistrado español Francisco Serrano.

Sí, leyó bien el título. Con más de 13.140 seguidores en Facebook, cada día más hombres afectados por el sistema judicial costarricense asumen una posición de defensa ante lo que consideran injusticias contra sus hijos y contra ellos mismos, por el hecho de considerados a priori como culpables ante su condición de género.

Por esa razón se organizan y el próximo 30 de agosto realizarán una mesa redonda con la participación del ex magistrado español Franciscano Serrano, autor del libro “La dictadura de género”, donde asume una posición crítica ante lo que sucede con los juzgados por la dominación ideológica de la “perpectiva de género”.

Ese día también estarán presentes Arcelio Hernández, abogado y autor, así como el ex-juez de pensiones alimentarias, Gilbert Gómez. La actividad será en el auditorio Pablo Casafont del Colegio de Abogados de Costa Rica.

Cientos de hombres en Costa Rica se han manifestado ya en las calles contra el sistema, pero son miles que en realidad están insatisfechos y se han expresado, en muchos casos, desde el anonimato, porque en la actualidad es “políticamente incorrecto” asumir posiciones en esa línea. Otros lo hacen por “proteger su virilidad”, porque muchas veces son víctima del mismo bullyng sexual, con frases populares como “chuchinga” (que agrede a las mujeres), o incluso calificativos como “misógino” (que odia a las mujeres), pero también la tradicional etiqueta de “machista”.

La lucha de la mayoría se da porque muchos de ellos no han podido tener relación con sus hijos. “Miles de hombres están siendo discriminados por leyes draconianas en materia de pensiones alimentarias, violencia doméstica y guarda y crianza de sus hijos e hijas”, expresa una mujer identificada como Laura, quien ha creado una página de Facebook denominada “Mujeres contra el feminismo radical“, en la que expresa claramente su intención: “He creado esta página con el fin de reunir a la mayor cantidad de mujeres posibles que al igual que yo, queremos ayudar a nuestros padres, hijos, hermanos, amigos, que son alienados como padres, humillados con denuncias falsas de violencia doméstica”.

El grupo de “Igualdad de derechos para los hombres”, desde donde se lanzan las actividades y se hacen las denuncias en el tema también tiene muy clara su posición al respecto y no es precisamente anti-feminista, sino en una dirección que conduzca las aberraciones actuales de la ley:

“Es hora de proteger también al hombre que sufre ante la arbitrariedad e incomprensión de nuestro sistema judicial, de proteger a la persona agredida sin distinción de sexo, raza o creencias, de hacer valer los derechos de los padres de compartir con sus hijos, y de buscar opciones a la cárcel ante la falta de trabajo para poder pagar una pensión alimentaria. Es hora de proteger a la familia de manera integral, sin excluir al hombre. La protección de la mujer y del niño debe continuar pero no dejando de lado al varón, que como persona humana también es digna de la protección del Estado”.

Estos movimiento ponen por encima el interés de los niños, antes que el de los adultos, situación que -según han dicho reiteradamente- omiten quienes defienden el sistema tal y como está. De hecho, la gran indignación que ha provocado estas reacciones proviene tanto de mujeres como de hombres molestos ante el sufrimiento de menores de edad que no puede ver a sus padres por igual.

Asimismo, estos grupos en crecimiento plantean que el principal problema se da en los juzgados, en la misma administración del sistema de justicia, donde han sido tiradas líneas de discriminación hacia los hombres por su condición de género. Los testimonios de la humillación y la discriminación que ellos denuncian, se cuentan ya por cientos y no son casos aislados, como se puede ver en la página de Facebook y en múltiples blogs que ahora también desarrollan el tema.

También dejan claro que no quieren devolverse al patriarcalismo tradicional. “Para el hombre que se demuestre ser maltratador, todo el peso de la ley”, expresan. Lo que desean es corregir las leyes y cambiar el sistema para evitar el abuso del que son víctimas, según explican, ya miles de hombres en el país.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here