El control efectivo del asma permite evitar síntomas durante el día y la noche, llevar una vida productiva y físicamente activa. | FOTO: Hospital Intermutual de Levante.

Eliannys Padra | EP. La investigadora en farmacéutica y salud GSK indicó recientemente que alrededor de 300 millones de personas en el mundo sufren de asma y que la prevalencia de esta enfermedad en Costa Rica es de un 23 %  entre los 6 y 7 años.

Ante estas cifras, que van en crecimiento cada año, la empresa destaca la importancia del control médico en pacientes con este padecimiento, debido a que, si bien no tiene cura, se puede controlar con un tratamiento adecuado y que permita una buena calidad de vida.

Con el objetivo de brindar orientación a las personas que padecen de esta enfermedad o presentan síntomas, GSK emitió un comunicado en el que explica cómo identificar el asma y los pasos a seguir para determinar el tratamiento adecuado.

“Las causas del asma no están completamente explicadas; sin embargo, los principales factores de riesgo son la combinación de una predisposición genética con la exposición ambiental a sustancias y partículas inhaladas, como alérgenos dentro de las viviendas, el humo del tabaco, irritantes químicos o la contaminación atmosférica”, señala el comunicado.

El texto detalla además que los signos y síntomas más comunes del asma son la tos, que empeora en las noches y las primeras horas de la mañana; sibilancias o silbidos al respirar, presión en el pecho y dificultad para respirar; no obstante, el doctor José Torres asegura que no todas las personas que tienen la enfermedad presentan estos síntomas.

Torres, que es neumólogo y gerente médico de GSK para Centroamérica y el Caribe, indica que la historia clínica relatada por el paciente es de ayuda para el diagnóstico, y que para evaluar el compromiso funcional respiratorio, producido por la enfermedad, se debe realizar una prueba llamada  espirometría, que sirve para medir volúmenes y capacidades pulmonares.

“Se evalúa cuán rápido puede exhalar aire una persona de los pulmones en una espiración. El resultado de esta prueba es muy importante para definir el tratamiento de los pacientes y junto con la historia clínica, definir severidad y el tratamiento adecuado. Es importante que se le hagan preguntas al paciente sobre sus antecedentes personales, familiares e identificar los principales desencadenantes de la enfermedad”, señala Torres.

De igual manera, el doctor explica que la frecuencia, los tipos y la gravedad de los síntomas del asma pueden variar con el tiempo. “Aquellos que son graves pueden llegar a ser mortales”.

“Siendo una enfermedad crónica, la estrategia es mejorar la adherencia al tratamiento y conseguir el control de la enfermedad. Por lo que el paciente debe ser evaluado por su médico regularmente”, agregó.

Control exitoso del asma: reduce y previene ataques

GSK resalta que el control efectivo del asma permite evitar síntomas durante el día y la noche, llevar una vida productiva y  físicamente activa, tener una función pulmonar normal o casi normal y evitar las crisis o los ataques asmáticos graves.

“La colaboración entre el paciente y el médico es vital  para lograr un manejo efectivo de esta enfermedad respiratoria crónica”, añade la empresa en su texto.

Finalmente, indica que el tratamiento para el asma se resume en un ciclo continuo que consta de tres  pasos: evaluación, ajuste del tratamiento y revisión de la respuesta.

 

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here