La impresora Stratasys Infinite Build 3D es capaz de imprimir piezas de automóviles de prácticamente cualquier forma o longitud. FOTO: BM.

Eliannys Padra | EP. Ford Motor Company inició un período exploratorio para la impresión 3D de los componentes grandes, y de una pieza, necesarios en la fabricación de sus vehículos. De esta manera, se ha convertido en la primea empresa que incursiona en esta forma de hacer autos.

El programa de pruebas se ha hecho posible gracias a la impresora Stratasys Infinite Build 3D, una maquinaria capaz de  imprimir piezas de automóviles de prácticamente cualquier forma o longitud, sistema que podría ser un avance para la fabricación de vehículos y en la modificación de ciertas piezas de las máquinas.

3.3

La impresora, que se encuentra en el Ford Research and Innovation Center (Michigan, EE.UU.), podría proporcionar una manera más eficiente y económica para crear herramientas, prototipos de piezas, componentes para vehículos de bajo volumen y piezas personalizadas.

La líder técnica en investigación de manufactura aditiva para Ford, Ellen Lee, aseguró que con la tecnología Infinite Build se harán más ágiles en las secuencias de diseño.

“Estamos muy contentos de tener acceso anticipado a la nueva tecnología de Stratasys para ayudar a dirigir el desarrollo de la impresión a gran escala para aplicaciones y requisitos automotrices”, dijo.

¿Cómo funciona?

Para hacer una impresión en 3D, las especificaciones de una pieza se transfieren desde el programa de diseño a la computadora de la impresora, la cual analiza el diseño. El dispositivo comienza a funcionar, imprimiendo una capa de material a la vez, luego apila paulatinamente las capas hasta terminar el objeto en 3D.

Cuando el sistema detecta que el envase de materia prima o suministro se vacía, un brazo robótico automáticamente lo sustituye por un envase lleno. Esto permite que la impresora funcione desatendida durante horas e incluso por días.

45

Tecnología emergente

Según Global Industry Analysts, para el año 2020 el mercado mundial de la impresión 3D alcanzará los 9.6 mil millones de dólares, debido a que es cada vez más eficiente y asequible. Hasta ahora, esta tecnología ha sido empleada en aplicaciones de fabricación desde el sector aeroespacial, en la educación y hasta la medicina.

“La impresión 3D podría traer inmensos beneficios para la producción en la industria automotriz, incluyendo la capacidad de producir piezas más livianas que podrían contribuir a una mayor eficiencia de combustible. Un spoiler impreso en 3D, por ejemplo, puede pesar menos de la mitad de su equivalente en metal fundido”, explica la empresa.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta