Cada día se reciben en promedio 50 denuncias por violencia contra las mujeres.
PATROCINADO

Elvis Martínez | EP. Cuando llegaron los paramédicos de la Cruz Roja, Grettel Tatiana Tellez Ortiz de 18 años estaba ensangrentada, sin vida en el corredor de su casa. Tenía 10 orificios de bala distribuidos en el abdómen, tórax y piernas, según el informe policial. Estaba embarazada y fue asesinada por un hombre delante de su hija que en abril cumpliría dos años, la menor se deshacía en llanto frente aquel macabro suceso ocurrido este viernes en Linda Vista de La Unión Cartago.

Grettel vivía con su madre Luz María Tellez, estudiaba tres veces por semana en el Colegio Nocturno de Las Gravilias, en Desamparados y de noche trabajaba en un bar. Tellez manifestó que un día antes su hija le dijo que estaba embaraza.

El reporte policial señala que el asesino llegó hasta la casa, llamó desde afuera a la víctima y cuando esta salió, le disparó varias veces. Los casquillos encontrados en el lugar son de un arma calibre 9 milímetros. Una hermana de la víctima encontró el cuerpo de la mujer y al lado de ella, a su pequeña hija. Inmediatamente dio aviso a las autoridades.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) informó que está detrás del asesino y que investiga el móvil del crimen.

Grettel Tatiana se suma a la lista de mujeres asesinadas  por sus parejas, exparejas o un hombre con vínculo cercano; esas muertes suman siete en lo va del 2018, según datos del Observatorio de Violencia de Género contra las Mujeres y Acceso a la Justicia y de la Fiscalía Adjunta de Género.

“El femicidio es la última y más brutal de las violencias que sufren las mujeres a manos de los hombres. Cada vez que muere una mujer, muere una madre, una hermana, una hija, una nieta. Es un problema nacional que no sólo golpea a las víctimas, sus familias y personas amigas”, ha manifestado la organización.

Las víctimas

31 de enero

Sonia María Navarro Rojas, de 67 años, vecina del Caserío Dique Los Ángeles en Guadalupe de Cartago, fue asesinada por su hijo quien le propinó varias puñaladas.

5 de febrero

En Barva de Heredia asesinaron a Paula Vargas Murillo, de 19 años. Su agresor se suicidó.

3 de marzo

En La Florencia, San Carlos, un peón mató y lanzó al río a su compañera. Maritza Vargas, de 25 años estaba embarazada. Horas después el agresó fue capturado.

6 de marzo

Mariana Leiva Fernández fue asesinada a manos de su esposo en Liberia, Guanacaste, El asesino de apellido Sequeira se entregó a la Policía.

10 de marzo

Rita Piedra de 26 años fue asesinada por su pareja de golpe en la cabeza  con un tubo. El hecho ocurrió en Puerto Jiménez, Golfito.

12 de marzo

En Pavón de Golfito fue asesinada Karen Vanessa Jiménez. El asesino fue detenido.

16 de marzo

Grettel Tatiana Tellez Ortiz, de 18 años fue asesinada delante de su hija de 2 años. Un día antes anunció a su madre que estaba embarazada.


Para Monserrat Sagot, directora de la Maestría de Estudios de la Mujer de la Universidad de Costa Rica, la mayoría son homicidios crueles y “con una dosis de violencia terrible, con ensañamiento”.

“Esa es la característica por la cual los femicidios se plantean como crímenes de odio. La lógica es: esa mujer es mía, hago con ella lo que me da la gana, si siento que se me va de las manos, desato mi rencor sobre ella, sobre ese objeto”, explica Sagot.

Situación preocupa a autoridades

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, lamentó la violencia contra las mujeres que vive el país e hizo una llamado a redoblar esfuerzo para visibilizar las necesidades particulares de las mujeres y luchar contra la discriminación y la exclusión.

“Las trágicas muertes de mujeres en manos de sus compañeros, que entristecen a Costa Rica estos días, es un obligado recordatorio para seguir desarrollando políticas públicas que potencien, protejan y garanticen los derechos de las mujeres contra todo tipo de violencia. Se requiere justicia pronta y cumplida, sin impunidad”, manifestó el presidente Solís.

Para el el Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU), la violencia contra las mujeres es una de las violaciones a los derechos humanos más constantes y devastadoras.

“…nos preocupan, pero que además nos llaman a reflexionar sobre la violencia machista que está presente en nuestra sociedad como una amenaza real y un riesgo habitual. La violencia aumenta y los femicidios como máxima expresión de violencia deben calar en todas y todos para replantear los paradigmas sociales que fortifican la desigualdad, los estereotipos y el machismo que discrimina, que agrede, que violenta y que continúa acabando con la vida de tantas”, señaló Alejandra Mora Mora, Ministra de la Condición de la Mujer y Presidenta Ejecutiva del INAMU.

Los casos de violencia contra las mujeres registra la tasa más alta de denuncia en los despachos judiciales. Según datos oficiales, a mayo de 2017 se contabilizaron 1,200 denuncias por agresión a mujeres. Mientras tanto, el INAMU recibe en promedio cada día 50 mujeres víctimas de violencia quienes acuden a esa institución por ayuda.

Los femicidios en Costa Rica durante el 2017 alcanzó la vergonzosa cifra de 26 víctimas.

En la última década (de 2007 a 2017) en Costa Rica se registraron 313 mujeres asesinadas, crímenes catalogados como “femicidios”.

En el 2009 y 2015 los Tribunales  condenaron a 118 hombre por cometer femicidio o tentativa, aplicando entre otras leyes, la Ley de Penalización de la Violencia contra las Mujeres, promulgada el 25 de abril de 2007.

El artículo 21 de dicha ley señala que “Se le impondrá pena de prisión de veinte a treinta y cinco años a quien dé muerte a una mujer con la que mantenga una relación de matrimonio, en unión de hecho declarada o no.”

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here