La costarricense Elayne Whyte presidió la conferencia de las Naciones Unidas que negoció el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares. Foto: ONU.

PATROCINADO

Allan Madriz| EP. Costa Rica celebró el Premio Nobel de la Paz otorgado la mañana de este viernes a la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN por sus siglas en inglés).

Según indicó la Cancillería de Costa Rica, el Comité Nobel Noruego decidió conceder el Premio Nobel de la Paz 2017 a la organización no gubernamental ICAN, por atraer la atención acerca de las consecuencias humanitarias de cualquier uso de armas nucleares y por sus esfuerzos para lograr un tratado que prohibiera este tipo de armas.

La Embajadora Elayne Whyte, representante permanente de Costa Rica en Ginebra y quien presidió el proceso que culminó con la adopción del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares el pasado 7 de julio, externó su regocijo por esta designación.

“A todos les extiendo mis felicitaciones más profundas en este momento de júbilo, mi reconocimiento por su profunda convicción y mi llamado para que este Premio Nobel, inicie una nueva etapa de gran impulso a las negociaciones para el desarme nuclear.  Felicidades a ICAN”, indicó Whyte.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores, Manuel González Sanz, expresó su satisfacción por esta noticia.

“Este es un logro mancomunado que no hubiera sido posible sin el gran impulso de la sociedad civil. Costa Rica, como presidencia de la Conferencia que adoptó el Tratado de Prohibición, trabajó de la mano de ICAN y no podemos hacer menos que felicitarlos por este justo reconocimiento”, manifestó González.

Para la Cancillería costarricense, este es un justo reconocimiento para la sociedad civil y las víctimas de armas y ensayos nucleares por su lucha contra las bombas atómicas.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here