Roberto González Short, periodista costarricense residente en Chile.
Roberto González Short, periodista costarricense residente en Chile.
Roberto González Short, periodista costarricense residente en Chile.

Por Roberto González Short*. A varias semanas de sostenerse en desarrollo la arremetida militar más violenta contra la población civil de Palestina por parte del ejército sionista, reportando también cientos de niños fallecidos y con la aprobación estoica de Los Estados Unidos, la comunidad internacional se estremece en protestas, tímidas por cierto pero protestas al fin, en Chile la comunidad palestina residente en Chile protestó frente a la embajada de Israel en Santiago, para expresar su molestia por la ofensiva militar israelí en la Franja de Gaza

No podemos guardar silencio y quedarnos como periodistas simplemente callados e indiferentes ante la barbarie y ultraje perpetrado por el ejército israelí contra la población Palestina, como director de una plataforma periodística como la nuestra, creo que llegó la hora de levantar nuestra voz y pedir directamente al estado sionista y a su padrino estadounidense que detengan esta matanza contra víctimas indefensas.

Entiendo que Hamas ha sido irrespetuoso, agresivo y hasta provocador del conflicto, sin embargo el estado judío simplemente usa cualquier provocación para argumentar la matanza que está desarrollando en tierra de Gaza, en 1991 cuando las fuerzas de Sadam Hussein invadieron Kuwait, la respuesta fue inmediata y enérgica de Estados Unidos; de la ONU y de la comunidad internacional, pues se les tocaban directamente el suministro de petróleo, en este caso el silencio es notorio, esto es una hipocresía mayúscula ante la cual no guardaré silencio.

El silencio de los Nobeles. En América tenemos a tres Nobeles de la Paz vivos, activos, que simplemente se hacen de la vista gorda y apartan su mirada, Oscar Arias Sánchez, Rigoberta Menchú y el propio Barack Obama son nobeles de la paz y nada hacen para detener esto, es una vergüenza para estos laureados personajes, mismos que lloran ante las cámaras cada vez que alguien maltrata los intereses de occidente, yo soy de y vivo en Occidente, yo soy América y no necesito ser un extremista forrado en explosivos para condenar y odiar la fuerza bruta empleada para asesinar a los niños en Palestina.

Estos son los momentos en que uno siente el deseo real de tomar partido, porque si bien es cierto que muchos palestinos son extremistas e intolerantes, también es verdad que no son estos extremistas los que están pagando el precio en este conflicto, no sé por qué no guarda silencio la Unasur; la OEA; las fundaciones supuestamente creadas para defender la vida y la dignidad humana, creo que la mayoría son una fachada para hacer dinero y figurar en los medios, ante un problema como este, simplemente callan. No veo a Don Oscar Arias convocando a conferencias de prensa; no escuchamos a Rigoberta Menchu censurando y llamando las cosas por su nombre, Israel y Los Estados Unidos deben ser llamados a cuenta por la ONU, pero lastimosamente, este organismo está para servir a los dueños de casa, hace pocos días vimos, y hasta participamos con alegría durante las celebraciones de nuestras selecciones de fútbol en el Mundial de Brasil, salgan los argentinos; salgan los ticos, los ecuatorianos, los chilenos, todos protesten por este genocidio, ¿por qué quedarse siendo cómplice y no presionar a los responsables?

*Roberto González Short es periodista costarricense radicado en Chile, desde donde dirige “Prensamérica Internacional”, una cadena con coresponsables en varios países de América.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

1 Comentario

  1. Buen articulo. Fuerte creo, pues los nobeles sólo son decorativos, no siempre logran algo después que reciben el premio. Dura realidad descrita, ojala que la sangre no corra más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here