Desde Catalunya llegaron a Bruselas miles de catalanes para protestar por los presos políticos y para exigir la independencia.

PATROCINADO

J. Tudó

La Policía Federal belga ha cifrado en 60.000 los asistentes que han venido desde Catalunya a la manifestación celebrada este jueves en Bruselas. La policía Municipal los ha cifrado en 45.000, es igual una cifra que otra. Lo que sí es cierto es que desde hace muchos años en Bruselas no había tenido lugar  una manifestación tan multitudinaria como esta. Todos los periódicos belgas y la mayoría de europeos se han hecho eco de esta celebración, destacando que en todo momento, la paz y el civismo han sido el denominador común de la misma.

Mil trescientos setenta y tres kilómetros es lo que separa la capital de Catalunya, Barcelona con la capital de Bélgica, Bruselas. Pues esta distancia ha sido cubierta por entre 45 y 60 mil catalanes que se han desplazado en coches, autocares, aviones o ferrocarril  para participar en una manifestación masiva pro-independencia catalana y para denunciar en el corazón de Europa, Bruselas,  la brutal  represión del estado Español que mantiene aún, a varios políticos en la cárcel por la celebración del referéndum del día 1 de octubre, hecho recordado y visto en todo el mundo por la violencia empleada por las fuerzas estatales españolas contra los ciudadanos que iban a votar en dicho referéndum.

También el Presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont y varios de sus consellers, se encuentran desde la celebración del citado referéndum exiliados en Bruselas.

España es un país roto y lo será por muchas décadas. El odio hacia lo catalán ha estado latente desde hace tres siglos y dependiendo de la situación política más agresivo en unas épocas que en otras. Por ejemplo, durante los cuarenta años de franquismo, el catalán fue perseguido en todos los ámbitos; no se podía estudiar en las escuelas, no se podía hablar en la calle, , no se editaban libros en catalán, ni teatro,ni cine ni emisoras de radio, ni periódicos, ni cantantes que se pudieran expresar en esta lengua. Fue en los últimos diez años que, debido a la extraordinaria presión popular catalana, el franquismo fue cediendo.

Parecía que con la llegada de la democracia las cosas se normalizarían. Desde hace siete años debido a que el Partido Popular (PP), heredero natural del franquismo y anticatalán por convicción, elevó un recurso de amparo con la firma de cuatro millones y medio de españoles a  un Tribunal Constitucional de ideología marcadamente conservadora, tumbó gran parte del último Estatuto de Autonomía de Catalunya, negociado entre políticos catalanes y españoles y aceptado en su momento por los ciudadanos en referéndum.

Como decía, España es un país roto y ahora ha aflorado de nuevo los odios hacia Catalunya y todo lo que huele a catalán. Como ejemplo, cito un artículo absolutamente deleznable  publicado en el periódico El País, antes referente en Europa y ahora convertido en panfleto de la derecha extrema española, escrito por un tal Álvaro Sánchez que titula “ El separatismo pasea su odio por las calles de Bruselas“.

El 80%  de la población catalana quiere un referéndum para definir si sus ciudadanos quieren la independencia o por el contrario quieren seguir ligados al estado España. El gobierno español apoyado por los principales partidos políticos no lo permite.

Mientras todo esto pasa, España se va rompiendo cada día un poquito más, los odios afloran cada día un poquito más y la posibilidad de reconciliación cada día se alejan un poquito más.  Y en la Unión Europea (UE) observan con gran preocupación como España muy empobrecida,  con un deuda de un billón cuatrocientos mil millones de euros, se divide de forma irreversible. Un país dividido es imposible que supere una crisis de proporciones mayúsculas, la cual sufre España desde el 2008.

Este 7 de diciembre en Bruselas se ha dado otro gran paso para internacionalizar el conflicto catalán, situación que, cada vez es más obvio, que el gobierno español no sabe ni quiere solucionar. Mientras tanto, la Unión Europea (UE) sabe que tiene sobre la mesa un problema más.


 

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here