Un hombre armado entró en una iglesia baptista y abrió fuego contra los feligreses congregados en misa.
PATROCINADO

Eliannys Pada | EP. Al menos 26 personas perdieron la vida este domingo en medio de un tiroteo iniciado por una persona en una iglesia baptista en Texas, Estados Unidos. La cifra fue confirmada por el gobernador de ese estado, Greg Abbott.

El jefe del gobierno de la entidad norteamericana señaló que este hecho es la peor matanza registrada en la historia del estado.

“La tragedia es peor porque ocurrió en una iglesia durante un oficio religioso”, dijo.

Según las autoridades, las víctimas mortales son de edades comprendidas entre los 5 y 72 años de edad, entre ellas se encuentra Annabel Pomeroy de 14 años, hija del pastor de la iglesia Frank Pomeroy.

Un hombre armado entró a mediodía en una iglesia baptista de Sutherland Springs, una pequeña localidad de Texas cercana a la ciudad de San Antonio, y abrió fuego contra los feligreses congregados en misa.

Producto de los disparos, 23 personas murieron en el interior de la iglesia, dos más en el exterior y una posteriormente en un hospital local.

Las autoridades señalaron que se investiga si el atacante, que pereció poco después del tiroteo, pertenecía a una organización terrorista y solo se dio a conocer que era un hombre de poco más de 20 años de edad.

Aunque las autoridades no revelaron el nombre del atacante, varios medios estadounidenses lo han identificado como Devin Kelley, un hombre de 26 años que murió después de una breve persecución.

Freeman Martin, del Departamento de Seguridad Pública de Texas, señaló en la rueda de prensa que el atacante vestía completamente de negro y portaba un chaleco antibalas.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here