TU TIENDA WEBSu tienda en linea desde hoy
PATROCINADO

El ansiado día ha llegado, muchos se encuentran agotados ante la extensión de la campaña hacia una segunda ronda debido a que la lucha ha sido intensa, inédita e inesperada ante enemigos y fantasmas que creíamos si bien es cierto, no del todo desterrados dentro de nuestra identidad nacional, al menos, “inofensivos” para nuestro sistema democrático.

No fue el caso: lo peor de los defectos que creíamos dormidos o inexistentes en el país “más feliz del mundo”, despertaron para convertirse en una verdadera y larga pesadilla: amenazas al que piense o sea diferente, a la expresión artística y demás demostraciones que no cumplan con los requisitos, exigencias y reparos que siempre muestran los regímenes fascistas; indican el grave peligro en el que nos encontramos.

Pues bien, con el pecho henchido de orgullo, tanto a través de las Redes Sociales y de los demás medios de comunicación, hemos sido testigos del sacrificio que la gente noble y responsable de nuestro país ha hecho para cumplir con el deber y el derecho de emitir el sufragio.

De diferentes lugares del mundo o del mismo interior del país, el pueblo acortó las vacaciones y algunos aprovecharon la tarde-noche de ayer para realizar caravanas y demostrar el fervor cívico que de cierta manera se encontraba cuasi apagado.

Aprovechemos la bendición que implica el hecho de que en todo el territorio nacional nuestro sistema democrático nos provee de todas las Garantías para poder ejercer el derecho y deber de elegir al equipo que regirá nuestros destinos a partir del 1 de Mayo: transporte gratis desde cualquier punto hacia los centros de votación, fiscales y Delegados del TSE como observadores internacionales.

Razones para encontrarse desmotivados habían muchas, sin embargo, el deber moral y civil caló profundo: ante las diferentes amenazas a nuestra soberanía individual y conjunta, “algo” despertó en nosotros.

Tal parece que las tácticas de intimidación y las diferentes tretas para coartar a como diera lugar los derechos de poblaciones vulnerables, efectivamente caló en nuestros corazones.

¿Cuántas familias costarricenses cumplen a rajatabla con el prototipo de la “tradicional” o bíblica de la que tanto se ha jactado el candidato religioso para menospreciar a todas las demás?

¿Quién no tiene dentro de su familia o círculo de amigos a alguien de la población LGBTI?

La imparcialidad, desprecio y vulneración de los Derechos inalienables que como seres humanos tenemos garantizados tanto dentro de nuestra Constitución Política como a nivel internacional con las diferentes entidades que los garantizan, fue la primer señal de alerta.

Luego observamos estupefactos cómo el candidato y su partido permanecieron impávidos ante los conjuros demoníacos y exorcismos que de manera ridícula y absurda, el padre espiritual inyectó en sus fieles para producir odios sobre parte de lo más venerado para la población católica del país: a Su Negrita de los Ángeles.

Y aunque puede que muchos no le demuestren la misma veneración, en el fondo están conscientes de que esto es solo el comienzo, el empoderamiento que les puede otorgar ocupar una silla presidencial les hará ir por todo lo demás que desprecian simple y sencillamente porque no es de su agrado o no cabe dentro de su hipersensible moral religiosa.

El tiempo ha llegado, el momento es ahora.

Costarricense por nacimiento o naturalización: salgamos a votar, el deber nos llama, la Patria lo demanda.

Celebremos el triunfo de la razón por encima de la obnubilación de la sinrazón.

Hagamos que este domingo sea de Resurrección para todo un pueblo, nuestros verdaderos valores, la justicia, el derecho y la democracia.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here