Allende después de su muerte se convirtió en una figura emblemática y símbolo de grandes luchas sociales en Latinoamérica y el mundo
PATROCINADO

Keylor García | EP. Fue  un día como hoy pero hace 44 años, el 11 de septiembre de 1973 que el presidente de Chile, Salvador Allende sufrió un fuerte golpe de estado que lo llevó a su muerte y al cambio político y social del país suramericano.

Los responsables del golpe de estado fueron oficiales de las Fuerzas Armadas de Chile cuando se unieron para derrocar a Salvador Allende, quien se convirtió en el primer político de orientación marxista y de izquierda en el mundo que accedió al poder a través de elecciones generales de un Estado de Derecho.

Previo a la acción militar se unió el comandante jefe del Ejército Augusto Pinochet y en la mañana más oscura de Chile,  el 11 de septiembre las cúpulas de las Fuerzas Armadas y de Orden lograron rápidamente controlar gran parte del país, hicieron bombardeos de artillería y un ataque aéreo contra la Casa de Gobierno y presidencial, es día exigieron la renuncia inmediata del presidente chileno.

El golpe de estado marcó el fin del gobierno de la Unidad Popular, que fue seguida por el establecimiento de una junta militar liderada por Pinochet. Chile, que hasta ese entonces se mantenía como una de las democracias más estables en América Latina entró en una dictadura cívico-militar que se extendió hasta 1990.

Allende durante los 3 años de mandato desarrolló transformaciones sociales como nacionalizaciones, reforma agraria, sanitaria y educativa.

También: ONU: Pueden haberse cometido “crímenes contra la humanidad” en Venezuela

No así, cuándo Chile entro en la dictadura durante 17 años, fueron cometidas sistemáticas violaciones a los derechos humanos, reconocidas por la ONU, se limitó la libertad de expresión, se suprimieron los partidos políticos y el Congreso Nacional fue disuelto.

Salvador Allende declaró en su último mensaje: “Tengo fe en Chile y en su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, se abrirán de nuevo las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor. ¡Viva Chile!, ¡Viva el pueblo!, ¡Vivan los trabajadores!”.

Allende después de su muerte se convirtió en una figura emblemática y símbolo de grandes luchas sociales en Latinoamérica y el mundo.

Por lo menos 3200 chilenos fueron asesinados por las huestes de Pinochet, que también dejó una lista de detenidos desaparecidos de unas 1300 personas y alrededor de 33 mil torturados.

Documentos desclasificados en 2003 por el Departamento de Estado de Estados Unidos revelaron que el entonces presidente norteamericano Richard Nixon instruyó promover un golpe de Estado, que impidiese a Allende ser investido el 4 de noviembre o que lo derrocara luego de iniciar su gobierno.

 

 

 

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Compartir
Keylor García | Periodista Web, conductor y creador de contenido | Graduado en la Universidad Central de Costa Rica | También escribe de Social Media, cultura y del acontecer nacional | Incorporado al colegio de periodistas de Costa Rica | keylorg@elperiodicocr.com | @KeylorGarcía

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here