En 1856, Juan Rafael Mora le declara la guerra a William Walker.
Su tienda AmazonMas de 30 millones de productos en tu tienda
PATROCINADO

Udhei Leitón | EP. En 1856 el presidente de Costa Rica, Juan Rafael Mora, declaró la guerra a William Walker, político estadounidense que llegó a Nicaragua en 1855 y rápidamente tomó el poder. El norteamericano pretendía extender sus dominios a toda Centroamérica y convertirla en un imperio esclavista.

Tras la Batalla de Santa Rosa, que se efectuó el 20 de marzo de 1856 ganada por los costarricenses, el Ejército tico siguió avanzando hacia Nicaragua.

En esta fecha los filibusteros y los costarricenses se enfrentaron en Rivas, Nicaragua. La batalla fue muy dura y, como resultado hubo muchísimos muertos y heridos entre los ticos. De hecho, el único cañón que tenían los nacionales fue tomado por los invasores y empleado en su contra para matarlos.

En ese momento la opción que surgió como solución fue la quema del Mesón de Guerra, una casona en la que se habían instalado los filibusteros. Para esa labor se ofreció Juan Santamaría, humilde tamborcillo alajuelense cuya acción fue de gran importancia para la victoria de los ticos.

Este acto contribuyó para que los costarricenses lograsen ganar la batalla, pero al mismo tiempo le costó la vida a este reconocido héroe nacional. Aunque el acto heroico de Juan Santamaría era un hecho de conocimiento público desde la fecha misma de la batalla de Rivas, no fue sino hasta el año de 1891 cuando se le empezó a idealizar como héroe nacional de Costa Rica, en medio de una época determinante para la consolidación de la identidad nacional costarricense.

Para muchos costarricenses, Juan Santamaría representa el vivo espíritu nacional en la forma de un joven de cuna humilde que está dispuesto a dar la vida por la libertad de su pueblo y de su país.

COMPARTIR POR WHATSAPP Y OTRAS REDES SOCIALES

Commentarios

commentarios

Desarrollo web a la medida

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here